ESPÍRITU ENVOLVENTE 2020
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

A PLENA LUZ


Por: Fernando Castro
Santiago de Chile, 25 de septiembre de 2017

Cuando sientas que no comprendes lo que te está ocurriendo, y veas que tu mente no deja de crear todo tipo de suposiciones de lo que te sucedió, te sucede o te pueda ocurrir, obligándote a hablar en contra de las personas, lugares, condiciones o cosas, y te sientas al borde de un abismo oscuro, entonces detente un momento y considera lo siguiente: tú tienes latiendo en tu corazón, el Poder de la Luz, que es la cosa más práctica que presenta la Vida. Tal como lo estás leyendo, es una gran verdad, y sin esta “Presencia” de Vida, nada serías, más aún, sin Ella, ni fuerzas tendrías para calificar tu existencia negativamente. Se puede entender que algunas situaciones te puedan sacar de tu seguridad aparente en la vida, y sufrir por ello, pero lo que no se puede comprender es que decidas sostener el sufrimiento en tu existencia por considerarlo un asunto “justificable”. No olvides que todo lo que tú tienes actualmente, has tenido, o tendrás, es la acción de la Vida, y el sufrimiento aparente que hoy vives es creación tuya, tu eres la CAUSA DE TODO LO QUE TE SUCEDE, no de ese Principio Único de Vida, Amor, y Poder. Si comprendes esto desde el principio, la Gran Verdad de la Vida producirá en ti y en tu mundo, la perfección que tanto anhelas, porque la Vida, en todas sus actividades, donde quiera que ella se manifieste, es DIOS EN ACCIÓN.

FALTA DE CONOCIMIENTO

Es por la falta de conocimiento en la forma de aplicar el pensamiento y el sentimiento, que tú estás siempre interrumpiéndole el paso a la Esencia de Vida.
De no ser por esta causa, la Vida expresaría su Perfección con toda naturalidad y en todo tu mundo. Para que la Vida se exprese con todas sus magníficas cualidades en tus asuntos y mundo, sin embargo, tienes que comenzar por darte cuenta si eres “positivo a medias o uno entero”, puesto que el positivo a medias, es aquel que piensa positivo, pero siente negativo o siente positivo, pero piensa negativo, el asunto es que nunca está completo, integro, firme en su estado de conciencia, y con esta forma de ser, a ningún ser humano, no importa su estatus, color político, religión, o raza, jamás le podrá ir bien.

DIOS ES LUZ

No olvides nunca en tu existencia, que la tendencia natural de la Vida es el bien, el sentido común, el afecto, la pureza, la salud permanente, la paz y el perdón, y que Ella sólo desea que tú vivas siempre en Luz, no a media luz o en penumbras, sino que a plena Luz, porque ¡DIOS ES LUZ! y en Él no existe la oscuridad, por lo tanto, ninguno de sus hijos puede estar a oscuras. A Ella le es indiferente quien la use, porque está continuamente surgiendo en Luz, siempre Luz, para manifestar de más en más su Perfección, por eso, cuando te sientas abatido, cansado y a oscuras, llama la Luz, invoca la Luz, siente la Luz, piensa la Luz; porque tú eres su hijo y ella te responderá, verás que todo comenzará a aclararse en tu mundo, y las sombras comenzarán a huir de ti, por el deslumbrante destello de Pura e Infinita Luz Divina que saldrá de tu corazón.

Para ello no busques consejo, recomendación, o alguna sugerencia externa, para saber qué hacer, porque en realidad tu sabes lo que tienes que hacer, -sólo que te has acostumbrado a no escucharte, y a aplazar para mañana lo que tienes que hacer hoy-, y si quieres saber si esto es cierto o no, sólo tienes que hacerte la siguiente pregunta ahora mismo ¿quién sabe perfectamente qué es lo que me pasa? Y, aunque te respondas que son tus padres, tu mejor amiga o amigo, quienes saben lo que te pasa, sin embargo, la verdad es que la respuesta es sólo una, ¡TU MISMO LO SABES! Y ese dolor, molestia y angustia que sientes, proviene de ti, porque cada vez que no te escuchas, aumentas la presión interna y esta, por principio, debe subir, salir, o explotar, porque nada es para siempre, incluso el sufrimiento, puesto que lo puedes terminar ¡AHORA! invocando LA LUZ DE DIOS QUE NUNCA FALLA.

NO CULPES A LA VIDA

Es bueno que sepas, que jamás debes culpar a la Vida por nada de lo que te suceda, absolutamente por nada, sólo debes pedir Luz para que pueda fluir por todo tu cuerpo y mente, acéptala, y trata de sentir cada vez que la llames, una gran confianza, una gran seguridad y un mayor poder en tu demanda, y verás como todo el Comando Poderoso de Dios vendrá como una “Avalancha de Luz” en tu ayuda, que nada, ni nadie podrá detener, y no habrá lugar en tu mundo que no sea inundado por esta Bendición.

TRATAMIENTO DE LUZ

Di conscientemente este “Tratamiento Metafísico”, para que te rodees solamente de Luz y disuelvas cualquier apariencia de problema; enfermedades, pobreza, tristeza, calumnias, odios y demás imperfecciones que te aquejen y tú quieras fulminar con el Poder de la Luz:

YO SOY LA LUZ

“Yo Soy Luz”
Pienso la Luz, siento la Luz,
Actúo la Luz, hablo la Luz.
No existe cosa oscura que pueda dañarme,
Yo Soy el Poder de la Luz.
La Luz es mi Fuerza, Poder y Energía.
Todas las cosas provienen de la Luz.
“Yo Soy Luz”.

“Yo Soy claridad”,
Pienso claro, siento claro,
Actúo claramente, hablo claramente.
Yo no creo en la oscuridad; yo solamente creo en la Luz.
Algo deslumbrante me tiene que suceder.
Le digo a toda oscuridad “tú no tienes poder”,
“Yo Soy claridad”.

“Yo Soy la Presencia de la Luz”,
Invoco la Luz, decreto la Luz,
Afirmo la Luz, magnifico la Luz.
Yo no estoy en tinieblas, vivo en la Luz.
“Dios es Luz”, “Hágase la Luz”.
Le digo a toda sombra, confusión y atraso; “te quito poder”,
“Yo Soy la Presencia de la Luz”.

“Yo Soy la Victoria de la Luz” ,
Pienso la victoria, siento la victoria.
Actúo victorioso, hablo victoriosamente.
No estoy derrotado, Dios es mi victoria.
Le digo a toda derrota; “tú no tienes poder”,
“Yo Soy la victoria de la Luz”.

“Yo Soy la Luz”.
          Luz, Luz y ¡Más Luz!,
Siempre Luz, ¡Luz!, ¡Luz!; y ¡Más Luz!
Todo el tiempo ¡Luz!, ¡Luz!, ¡Luz!; continuamente ¡Luz!
Invariablemente Luz, Luz y Más Luz.
“Yo Soy la Luz”.

“Yo Soy es el Reino de la Luz”.
La Luz es el reino, entro en el reino de la Luz.
Respiro la Luz, veo la Luz.
Visto de Luz, calzo la Luz.
En Luz me muevo y tengo mi Ser.
“Yo Soy es el Reino de la Luz”.

“Yo Soy hijo de la Luz”.
Amo la Luz.
Yo Soy protegido, Iluminado, Provisto y mantenido por la Luz.
 Bendigo la Luz.
“Yo Soy hijo de la Luz”.

“Yo Soy la Luz Divina”,
Eternamente manifestada;
Para bendecir aquí, allá y más allá, en bien y en Luz,
Todo lo que existe, me rodea y contiene el Mundo.
“Yo Soy la Luz”. 

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com