ESPÍRITU ENVOLVENTE 2018
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

ASUNCIÓN DE MARÍA
Por Fernando Castro
Santiago de Chile 12 de agosto de 2018

La palabra asunción significa “acción y efecto de asumir” y según el cristianismo es la elevación de la Madre María al Cielo. Esto de acuerdo a la Enseñanza Espiritual es la Llama de la Asunción, que es una de las Llamas ocultas del Cuarto Rayo Blanco, una labor subsidiaria de la Llama de la Ascensión. Esta Llama la puede invocar o atraer el estudiante, llevando una vida de servicio semejante a la Madre María que vivió en “Estado de Gracia” permanente, que es vivir con las cualidades divinas desenvueltas; siendo buenos, sabios, afectuosos, armónicos, apacibles y compasivos, buscando ser más útil a los demás que figurar como una personalidad, en palabras metafísicas, esto es tener una permanente amistad con Dios, asunto que sólo se logra conociéndolo primero a Él, objetivo que técnicamente es realizar lo que el padre de la Metafisica Emmet Fox nos enseñó y que se llama “LA PRÁCTICA DE LA PRESENCIA DE DIOS”, ya que quien practica y vive en Dios, es aquel que tiene una vida semejante a la Madre María y es amable, responsable, humilde, caritativo, amoroso, hermoso y por sobre todo conciliador como lo fue María. Por eso, se dice que la asunción llega sin que se tenga que vivenciar ningún esfuerzo, es decir, sin que se tenga el deseo de ascender como meta de la personalidad, porque si consideramos las preciosas cualidades de la Madre María, en lo que respecta a nosotros, sí debemos realizar un gran esfuerzo para vivir como ella lo hizo, controlando la parte inferior nuestra, sosteniendo el entusiasmo de vivir con gran sabiduría, tolerantes, disciplinados, alegres, pacíficos y misericordiosos, guiados siempre por la luz de la Ley de la Vida que es el servicio. 

La Madre María sostuvo la dispensación cristiana por mandato de Jesús, realizando grandes proezas y gestiones para que la humanidad tenga la Enseñanza del Cristo, de que somos dioses, y que todos, sin distingo somos hijos del Altísimo, tal como el Maestro lo enseñó. María era la segura guía que señalaría el camino a Dios, porque Ella, en su persona, vida y ministerio realizó aquello que Jesús nos diera como enseñanza: “Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”, que es la puesta en práctica de la Práctica de la Presencia de Dios, y que muy pocos han comprendido.

15 DE AGOSTO

Según el propio relato de la Madre María, ella subió al monte de Betania el 10 de agosto, lugar donde sus discípulos le habían hecho una sencilla capilla, en la cual ayunaba y meditaba. Comenta que al ascender al monte, puso Sus pies sobre las brillantes huellas de Jesús, su hijo. Por tres noches días y tres noches permaneció allí, en la capilla meditando. La mayoría de los discípulos y apóstoles estaban en la casa de María y luego que la Madre había pasado los tres días en sus ejercicios espirituales, ellos subieron al monte a buscarla. Una vez que bajó con ellos hasta su casa les habló, particularmente a los discípulos originales. Les reveló que el 15 de agosto completaría su Ascensión, sin antes preguntarles cómo desearían continuar el resto de sus caminos y servicio. Juan el Amado le dijo que él la seguiría tan pronto oiga la Voz de Su Presencia. Pablo le respondió que conociéndo su naturaleza, no iba a arriesgarse. Si se gana Su Libertad, la iba a tomar. Pedro, Santiago  y Andrés le dijeron que ellos se quedarían hasta que el Cristo regresara, y que se iban a esforzar  por hacer, a lo largo de toda la Dispensación Cristiana, lo que la Madre María había realizado durante treinta años.

Comenta la Madre que luego de esta conversación les dio su bendición a todos discípulos, apóstoles y a miembros de la comunidad, y cerró Sus ojos al mundo, para abrirlos en la Presencia de José, primero y de Jesús después. La Madre señala que los discípulos acomodaron Su cuerpo dentro de una tumba de piedra y procedieron a sellarla por tres días. Durante estos días permaneció libre en las Octavas Superiores, preparándose para la Ascensión de Su forma física. Posteriormente regresó y resucitó su Cuerpo Físico, atrayéndolo hacia Ella, lo absorbió dentro de Su Propio Santo Cristo Interno y entró conscientemente dentro de Su Presencia, tal como Jesús lo había hecho antes que ella.

La Madre finalmente comenta que después que todo su proceso de Ascensión hubo terminado, dejó, dentro de la tumba, una rosa blanca para cada una de las personas de la comunidad. Es debido a esto, que la rosa blanca es particularmente amada por aquellos que son devotos de la Madre María y que hoy el estudiante sabe que es su Patrón Electrónico.

OLOR A ROSAS

Cuando los discípulos y los apóstoles procedieron a abrir la tumba, corriendo la roca que la sellaba, se encontraron que el cuerpo de la Madre no estaba y la fragancia de las rosas llenaba el lugar. Extasiados por el olor a la santidad, en común acuerdo   decidieron hacer santo ese día, que hoy es conocido como el “Día de la Asunción de la Santísima Virgen”.

DÍA DE LA LLAMA DE LA ASUNCIÓN

Es importante que guardemos el día de la Llama de la Asunción, ya que es un día de la práctica del “Estado de Gracia”, esto es, que nos llevemos a vivenciar por veinticuatro horas este estado encaminado a la liberación por medio del servicio siendo: Generosos, sabios, amorosos, bellos, alegres, apacibles, compasivos y por siempre conciliadores, tal como lo fue la Madre María durante la Dispensación Cristiana. Es también una jornada de práctica de las cualidades divinas que llevamos de forma latente en nuestro corazón para el encuentro con Dios, pues no olvidemos que es una forma de amistad permanente con el Padre.

Además podemos este día escuchar el Aria “L’extase de la Vierge” de Massenet, que es la Llave Tonal del momento de la Asunción de la Madre María en el Torrente del Cedrón, en Israel.

AFIRMACIÓN

Puedes decir:

“YO SOY LA PRESENCIA RADIANTE Y MILAGROSA DE LA MADRE MARÍA EN SU CUERPO DE LUZ ASCENDIDO QUE PERFUMA CON OLOR A SANTIDAD MI MUNDO Y TODA LA HUMANIDAD”.   

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com