ESPÍRITU ENVOLVENTE 2021
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

BAIPASEAR LA ENSEÑANZA

Por Fernando Castro
Santiago de Chile, 11 de abril de 2021

“Baipasear la Enseñanza” es un término aplicable a cierto tipo de estudiantes espirituales que evitan o sortean el trabajo interno por debilidad de carácter, para no observar sus falencias personales, y pasan años en la Enseñanza Espiritual sin dar muestras de progreso, salvo el de baipasear la Enseñanza. Baipasear la enseñanza es un mecanismo de defensa que se pone en marcha automáticamente cuando se intenta abandonar la zona de confort evitando el conflicto consigo mismo.

Veremos algunos ejemplos de ello con la finalidad de ayudar en la observación personal a los estudiantes tengan este hábito que les impide transformarse.

METAFÍSICO BAIPASEADOR

Metafísico Baipaseador es aquel que toma la “Enseñanza Espiritual” por modismo, y que al momento de ponerla en práctica la evita para no tener que resolver sus problemas porque considera que con tan solo pertenecer a un grupo o escuela espiritual basta, y que todo lo demas no vale la pena tomarlo en cuenta, pues, estima la espiritualidad como algo aparte de la realidad. Es el estudiante que anda en las nubes, es decir, vive fuera de la realidad. Además vive en la miseria aun cuando decreta constantemente “Yo Soy la Provisión de Dios”, pero sin sentido de superación. Ignora que la Provisión Divina no solo es tener todas las cosas materiales cubiertas, sino que también es ser prospero en lo interno, porque cuando no se es prospero internamente la eficacia de la oración, decretos y afirmaciones es nula y termina por empobrecer lo externo. Es aquel que se convenció de que “Ser pobres en espíritu” es un llamado a la pobreza. Por eso, baipasea toda sugerencia para cambiar, por considerarla una hostigación a su “espiritualidad” ilusa, la que lleva “religiosamente” como una ofrenda a la terquedad.

El metafísico baipaseador es aquel que entró a la Enseñanza Espiritual para solucionar algún problema en particular y momentáneo, como una ruptura de pareja, despido laboral o depresión, y que probablemente superó pero no volvió a realizar ningún otro esfuerzo en favor de su progreso espiritual, salvo el acumular años en la enseñanza sin avances significativos, excepto el de aumentar su ofuscación.

Cuando de decretar positivamente se trata, lo hace estoicamente, decretando por la salud mundial u otra dolencia humana, convencido de su espiritualidad superior. Pero jamás decretará por claridad mental o para salir de su mediocridad, y sin que lo note, con esta actitud produce un “baipás” que lo aleja de sí mismo, de sus carencias y errores, desviándose a su sueño de salvador del mundo. No tiene complejo mesiánico, pero si de “policía espiritual”, porque tiene una falsa percepción moralista de el mismo que lo lleva a corregir a las personas, porque es intransigente, terco, obstinado, testarudo y fanático.

Un metafísico baipaseador generalmente se niega a escuchar las opiniones de los demás, y solo considera la suya como verdadera, aun cuando se le brinden razones lógicas para que note que está equivocado, sin embargo, persiste en su veredicto con soberbia devoción. Se considera a sí mismo como único y verdadero devoto de Dios, porque siente en su fuero interno que está por sobre todas las creencias de los demas.

Generalmente en las comidas de su grupo espiritual, es al que todos evitan en la conversación, porque es incapaz de entender que mucho de los temas de un encuentro agradable, son solo eso, temas agradables que no vale la pena discutir ni indagar. Es el que habla de prosperidad pero vive de la caridad.

Confunde los ejercicios espirituales con martirio religioso a los cuales no hay que aplicarles el sentido común, pues, si presenta una apariencia de enfermedad que le impida ayunar, se mortifica porque considera que esto le abrirá las “puertas del cielo”, contradiciendo el sentido común. Le encanta tener todo bajo control y si no puede, se llena de ira y frustración. Es pasivo, soñador, tímido e hipoactivo, y todo lo procesa más lento. Si se le encomienda una tarea donde se debe respetar un horario, se toma todo el tiempo para hacerla, retrasando a las personas. El planeta entero gira en torno a ellos y a su horario. Jamás se da cuenta de que es inoportuno, fastidioso y que todo el tiempo está fuera de lugar.

Es malagradecido, porque no reconoce ningún valor al esfuerzo o trabajo de su grupo espiritual para procurarle un beneficio, por lo tanto siempre está en necesidad.

Ama las “cuarentenas”, porque cree que le proporciona “equilibrio interno”. Nunca comprendió la “Enseñanza Espiritual” para vivir adecuadamente, inofensivamente, sin violencia, sin porfía, sin pobreza y sin discutir con la gente. Como lleva años en la “Enseñanza Espiritual”, ha generado un “yo personal” resistente que le impide cambiar, se ha quedado pasmado en su propia esfera personal olvidando como funciona el mundo.

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com