ESPÍRITU ENVOLVENTE 2019
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

CAMINO DE LA CRUZ

 
Por: Fernando Castro
Santiago de Chile, 22 de marzo de 2018

La finalidad de ir “Estación por Estación” vivenciando el “Vía Crucis” o “Camino de la Cruz” nos ayuda a sensibilizarnos y unirnos a nuestro “Cristo Interno” o “Dios Interior”, realizando un peregrinaje interno de los sucesos más importantes señalados de la pasión de Jesús. Al realizar las estaciones del “Vía Crucis” conscientes del perdón y de la exhortación de Jesús de amarnos los unos a los otros, se activa la “Ley del Perdón” y la Llama Violeta Transmutadora, concediéndonos la transmutación de odios, dificultades, angustias y errores cometidos por nosotros en esta vida y en existencias pasadas.

La compenetración en los sufrimientos que Jesús padeció en su trayecto a la cruz, nos ayuda a desenvolver el Amor Compasivo hacia los demás y a vivir de acuerdo a la buena voluntad, el sentido común y el afecto liberador que incluye el perdón.   

La vida de Jesús es inspiradora para los estudiantes espirituales que siguen su enseñanza de amarse los unos a los otros, ya que Jesús era tanto humano como divino; un alma que se conoce en los niveles internos como “Liberada”, y en el caso de Jesús es una de las almas más grandes que jamás haya venido a la Tierra, que desenvolvió el Cristo como nadie lo ha hecho en toda la historia de la humanidad, según el propio testimonio de los Maestros de Sabiduría. Jesús es un ser que por su propio esfuerzo espiritual de anteriores encarnaciones en las que puso en práctica todo el conocimiento de la Enseñanza Espiritual, aplicando la “Oración Científica”, los “Decretos” y la “Meditación”, así como el desenvolvimiento de la “Chispa Divina”, vivir de acuerdo a los “Principios Universales”; la aplicación y desenvolvimiento de las Cualidades de los “Siete Rayos”, más la práctica de la “Presencia de Dios”, la aplicación de la “Llama Violeta Transmutadora” y la “Ley del Perdón”,  alcanzó el grado espiritual de un iluminado o Maestro de Sabiduría.

Toda esta práctica y esta “Cosecha Espiritual” le permitieron manifestar la imagen potencial de la “Conciencia Cristica” que se hallaba oculta en su interior y convertirse en un “Cristo Despierto” y facilitarle un real y serio modelo que trascendiera el tiempo y la distancia a la humanidad.  

EJEMPLO ESPIRITUAL

Dios y la Jerarquía Espiritual enviaron a Jesús a la Tierra con el fin de que sirviera de ejemplo espiritual para Sus Hijos que se hallaban agobiados por el sufrimiento del espejismo y de la ignorancia. Jesús al igual que el hombre común se enfrento a las tentaciones, lloro y sufrió como cualquier ser humano, pero él utilizo su voluntad de manera sorprendente para conquistar todo lo negativo y el engaño de su naturaleza inferior, lo que finalmente le dio la gloria del logro victorioso de la Ascensión. Esta cualidad también le otorgo el privilegio de ser llamado “El discípulo Perfecto”. Por eso, la vida de Jesús desde que nace, se dirige al desierto, se presenta a la vida pública, es traicionado y entregado; es crucificado, muerto y resucitado para luego ascender, resulta un modelo ideal para las “Corrientes de Vida” que evolucionan y avanzan hacia la Fusión Divina.

SACRIFICIO DE JESÚS

El abnegado sacrificio de Jesús en la cruz fue la demostración suprema de sus enseñanzas que confieren a quienes la ponen en práctica la inmortalidad, cuyos fundamentos son el perdón, el Amor Divino, la Fortaleza Inquebrantable, la Sabiduría Divina, el Poder de la Voluntad, y el Amor Supremo a Dios. Por consiguiente, al realizar con verdadera actitud interna el “Vía crucis”, estamos activando el supremo y trascendental registro etérico de los sucesos más relevantes de la Pasión del Cristo que nos ayuda a desenvolver el Amor Compasivo, así como a transmutar las causas y los efectos, la memoria y el record de nuestros errores, facilitándonos el progreso interno.

GLORIOSO EJEMPLO

El glorioso ejemplo de la vida, muerte y resurrección de Jesús, reveló la nueva enseñanza conocida como la “Nueva Alianza” entre Dios y el hombre, que hasta el sol de hoy está vigente y activa, lo que significa que Dios está dentro de nosotros y que Él es Luz y todo aquel que viva consciente de esto no estará en tinieblas. Por lo tanto, aquel que siga el Sendero del Amor enseñado por Jesús, obtendrá la Liberación Suprema o la Salvación.   

RECORRIDO DE TRIUNFO

El Vía Crucis es un recorrido de triunfo, de supremacía sobre las tinieblas y sobre todo lo negativo. Es un trayecto de vida, de resurrección del “Cristo Viviente” en nosotros y demostración poderosa de que para Dios nada es imposible, ya que al final del Camino a la Cruz está la resurrección y el logro victorioso de la ascensión.

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com