ESPÍRITU ENVOLVENTE 2020
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

CONTEMPLACIÓN DEL SUTRA DEL CORAZÓN

Por: Fernando Castro
Santiago de Chile, 1 de enero de 2020

ACTIVIDAD

Para facilitar la comprensión del Sutra del Corazón, se recomienda al estudiante espiritual leerlo concientemente y en actitud reverente, para familiarizarse con sus conceptos y enseñanza, Clave Espiritual que nos ofrece el Señor Gautama para lograr la Iluminación. Se ha adaptado el contenido del Sutra del Corazón en una contemplación, para mayor comprensión y reflexión de su contenido.

Podemos realizar la contemplación escuchando la pieza musical Berceuse en Re bemol Mayor, Opus 57, de Chopin, Song of India, de Nikolai Rimsky Korsakov y Moonlight and Roses de Edwin Lemare, para atraer la Presencia Amorosa de nuestro Señor del Mundo.

SUNYATÁ
(Berceuse en Re bemol Mayor, Opus 57, de Chopin)

GUÍA: El Noble Señor Gautama Buddha, meditaba en el cauce profundo de la perfección de la sabiduría, miró al plano de la existencia terrenal y vio que las sensaciones, percepciones, impulsos y la consciencia, son vacios, y así se liberó del sufrimiento. Luego de esto, mirando con profundo amor compasivo a los estudiantes, les dijo:

GRUPO: La forma es vacío, el vacío es forma; la forma no difiere del vacío, el vacío no difiere de la forma; lo que sea forma, es vacío; lo que sea vacío es forma. Así también son las sensaciones, percepciones, impulsos y la consciencia.

GUÍA: El Señor Gautama, mirando amablemente a los estudiantes y con la belleza de una voz gravemente dulce, prosiguió:

GRUPO: Todos los fenómenos son vacío. No son producidos o aniquilados, ni impuros, ni inmaculados, ni incompletos, ni enteros.

GUÍA: Continúa el Señor del Mundo, con generosa sabiduría, dirigiéndose a los estudiantes: Amados estudiantes, deben considerar para su noble iluminación, lo siguiente:

GRUPO: En el vacío no hay forma, ni sensaciones, ni percepciones, ni impulsos, ni consciencia; no hay ojo, oído, nariz, lengua, cuerpo, ni mente; no hay formas, sonidos, olores, sabores, tactos, ni objetos mentales; no hay consciencia de los sentidos. No hay ignorancia, ni extinción de ella. Ni hay todo lo que procede de la ignorancia; ni vejez, ni muerte, ni extinción de la vejez y la muerte.

GUÍA: Los estudiantes, cautivados por las profundas y sinceras palabras del Bienaventurado Señor Gautama, que generan un momento extraordinario e incomparable, que junto a su entrañable presencia, imprimen en las novatas almas lo siguiente:

GRUPO: No hay sufrimiento, ni su causa, ni su cese, ni sendero de liberación. No hay conocimiento, ni logros, ni falta de ellos.

GUÍA: Así, con una mirada que inmoviliza el tiempo por su majestuosidad, y que hace que el sol brille con más energía, el Omnisciente Señor Gautama, se dirige una vez más a los estudiantes, con afable actitud: aquél cuya esencia se ha Iluminado, libre del apego, se apoya en la perfección de la sabiduría, y vive sin velos mentales. Así se libera del miedo con sus causas y alcanza el Nirvana.

GRUPO: Nosotros, cautivados por tu penetrante mirada, como una daga de Luz que se introduce lenta y perspicazmente en nuestros corazones, estamos agradecidos por tu suprema claridad que resplandece en nuestras conciencias, al tiempo que te pedimos que tan sólo nos prediques la Verdad, una vez más, para detener el tiempo y quedarnos así, y disfrutar por la perpetuidad de tu inconmensurable sabiduría.

GUÍA: El Rey de la Verdad, sonriente, amable y gentil, responde a las cándidas palabras de los estudiantes, diciéndoles: Todos los Buddhas del pasado, del presente y del futuro se despiertan a la suprema y perfecta iluminación, apoyándose en la perfección de la sabiduría.

GRUPO: Gracias Maestro, por tu Suprema Enseñanza, y por tu Amada Presencia en nuestras vidas, porque cuando nos platicas la Verdad y nos observas directamente a los ojos, el cielo se derrite en nosotros, y la atmosfera de la Tierra se despeja, por tan bello y cautivante mirar.

LA OTRA ORILLA
(Song of India, de Nikolai Rimsky Korsakov)

GUÍA: Con un tono de voz amigable, el Señor del Mundo recita suavemente el mantram: ¡OM GATE, GATE, PARAGATE, PARASAMGATE BODHI-SVAHA!, que quiere decir:

GRUPO: Vamos, vamos, vamos más allá, vamos a la otra orilla, ¡Iluminación! ¡Gozo!

CONCLUSIÓN DE LA PLÁTICA
(Moonlight and Roses de Lemare)

GUÍA: El Señor Gautama se despide de los estudiantes, armoniosa y amigablemente, y concluye su plática del Sutra del Corazón. Todos los estudiantes quedan complacidos al escuchar al Dharmarâja, el Rey de la Verdad, hasta que llega el momento de concluir el encuentro. El Señor del Mundo se despide de todos amorosamente, y se lo ve desaparecer dentro de una inconmensurable Luz que emana de Su propio Ser. Todos los estudiantes haciendo una reverencia, dan gracias al Omnisciente Señor del Mundo, comprometiéndose a poner en práctica sus enseñanzas y a llevar una Vida Compasivamente Consagrada al servicio de los demás.

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com