ESPÍRITU ENVOLVENTE 2017
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79



Por: Fernando Castro
Santiago de Chile, 13 de marzo de 2015


La mayoría de las personas se siente presionada a perder peso y prueba distintos tipos de dietas, pero, nadie piensa en realizar una “Dieta mental” para mejorar los hábitos de pensar y de hacer la práctica de la Ley de Mentalismo que los ayudarán más que cualquier dieta. Algunas personas hacen dieta porque creen que deberían tener un aspecto determinado, ya que el aspecto físico les importa más que el moral y el espiritual debido a que los pensamientos negativos no se ven y se pueden simular, sin embargo el aspecto físico no se puede ocultar convirtiéndose esto en una verdadera obsesión por bajar de peso a cualquier precio. Si esto mismo se aplicara al cambio de actitud y a la transformación mental todo cambiaria verdaderamente ya que lo que uno piensa y siente lo atraemos a nuestro mundo.

Si deseas transformar tu mente puedes seguir la “Dieta mental” para modelar tú vida, ya que somos nosotros mismos los que podemos escoger la naturaleza de nuestros pensamientos. Apréndete esta verdad: La “Dieta mental” positiva es la cantidad de pensamientos que deberán ocupar la mente en un periodo de 24 horas, donde importa mucho que estos sean positivos, provechosos, concretos y activos, en resumen es el conjunto de pensamientos armoniosos que se deberán tener en nuestra forma habitual de pensar.

Popularmente, y en el caso de los estudiantes espirituales, la dieta mental se asocia erróneamente a la práctica de restringir los pensamientos negativos sólo para el periodo de Cuaresma o para obtener una pasajera idea de cambio mental, y así conseguir mantener cierto positivismo. Sin embargo la “Dieta mental” se considera equilibrada si logra transformar la mente en conformidad con el “Concepto Inmaculado”, el “Plan Divino de Perfección” y de vivir en “Estado de Gracia” que permita mantener el desarrollo armonioso de la experiencia humana en un contexto de salud física y mental.  

Etimológicamente la palabra “dieta” proviene del griego dayta, que significa ‘régimen de vida’ y en el caso de la trasformación mental es lo que se busca, un modo de vivir o una filosofía de vida. Sin embargo muchos estudiantes espirituales realizan agotadores y obsesivos esfuerzos snob por ser positivos sin lograrlo e ignoran que no tener pensamientos negativos tiene el mismo efecto de pensar positivo y es la mitad del trabajo hecho, el otro paso será mantenerse positivo. Por lo tanto en la dieta mental se deben abocar los esfuerzos en no tener pensamientos y sentimientos negativos sobre ninguna persona, lugares, condiciones o cosas que están presentes en nuestro diario vivir que no estén manifestando la Voluntad Divina de Perfección de Dios.

Un aspecto que hay que señalar respecto a la “Dieta mental” es que ésta debe tener sentido común, es decir, que el estudiante espiritual no debe criticar ni condenar a quienes no están interesados en la transformación mental y considerarlos mundanos por no estar haciendo esfuerzos encaminados al desenvolvimiento de la Conciencia Cristica, porque esto es una decisión de los pocos, no de los muchos. Además, es importante tener en cuenta que para llevar a cabo la “Dieta mental” no se debe de excluir ningún tipo de actividad constructiva, y debe de ir acompañada de un régimen de actividad física, emocional y mental constructiva como visitar museos, escuchar música docta, ir a la opera, ver buen cine y realizar viajes de estudios entretenidos para tener óptimos resultados y ser buen estudiante espiritual cada día.

Existe una forma de hacer la dieta mental sin fanatismo, y a la vez sin amargarse. ¿Cómo? Eligiendo cuidadosamente con quien nos relacionamos de acuerdo con nuestro interés de ser positivos. Así que, en la práctica de la “Dieta mental” es bueno evitar a las personas ruidosas, negativas y agresivas, ya que son un fastidio para el alma, así como es prudente no compararse con los demás, porque esto nos vuelve amargado y nos condena a vivir en la oscuridad mental que es equivalente a estar ciego. Esto debes hacerlo aunque sea un miembro de la familia o un amigo cercano, no debes permitirte estar con personas negativas y tristes.  Por eso, busca a las personas que tengan nobles propósitos y que sigan una filosofía de vida positiva en donde Dios y el servicio estén de primero.

NO DESISTIR

Muchos estudiantes se cansan rápidamente de la “Dieta mental”, ya que ésta demanda estar siempre atento a lo que se piensa y por esta razón no logran dejar de ser negativos, pues, se necesita firmeza de propósito. Recuerda que una dieta mental positiva es aquella que permite que nuestra mente funcione de manera óptima, esto significa que debes pensar de manera muy buena, que no puede ser mejor y que en ella no surja nada negativo, pase lo que pase. Para ello, es fundamental que se base en pensamientos positivos que potencien el vivir activamente y eviten que aparezcan los bajones relacionados con la forma de pensar negativamente, como abandonar la Enseñanza, y dejar de tener correctos deseos de crecimiento.

Por esta razón, los Maestros Ascendidos sugieren que adoptemos la dieta mental y forme parte de nuestro estilo de vida consciente, que sea rica en pensamientos y sentimientos positivos, y no fijar la mente en nada negativo, en enfermedades y carencias del plano de la lucha. Así como una dieta alimenticia te quita peso, la dieta mental te hace más liviano, fresco y saludable, porque pensar positivo siempre será mejor y te proporciona una salud permanente. 

Para conseguir realizar la “Dieta mental” de manera eficaz no hay ningún misterio: evidentemente solo hace falta cierta motivación, pero esta “Dieta mental” consiste en saber elegir que pensar, sentir y como actuar; comenzando por apartar todo pensamiento negativo y dejar también de sentir negativo, ya que así como la pintura es la que graba el cuadro del pintor, el sentimiento es el color de este. Pero al final, siempre se basa en lo mismo, -al igual que en una dieta alimenticia, ingerir menos calorías de las que se gasta-en la trasformación mental es más o menos lo mismo, tener menos pensamientos negativos de la vida. 

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com
+