ESPÍRITU ENVOLVENTE 2020
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

EL NOMBRE DE DIOS

Por: Fernando Castro
Santiago de Chile, 20 de marzo de 2020

La Biblia señala en su narración, que en cierta ocasión, Moisés llevó a su rebaño al Monte Horeb, y allí vio una zarza que ardía sin consumirse, que simboliza el Fuego Consumidor de Dios. Cuando Moisés intentó aproximarse para ver de cerca ese misterioso Fuego, Dios le habló desde la zarza, revelando su identidad e intención a Moisés. Sin embargo, lo primero que tenemos que saber, es que “Dios” no es el nombre de Dios, pues tiene un nombre propio, que es revelado a Moisés, cuando este le dijo a la voz en la zarza: “He aquí, si voy a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros,- tal vez me digan: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé? Y dijo Dios a Moisés: ‘YO SOY EL QUE SOY’. Y añadió: Así dirás a los hijos de Israel: ‘YO SOY’ me ha enviado a vosotros”. Aunque la Presencia que se le manifestó a Moisés en la zarza como Dios, no le dijo específicamente que tenía un nombre, no se definió como nada en particular, porque fue la revelación del SER, la EXISTENCIA, la LUZ, el SONIDO. Por eso, le dice que es “YO SOY” y este nombre dicho en hebreo, es YHWH, se pronuncia sin vocales, debido a que en este idioma no se colocan, y es conocido como el Tetragramaton.

HWH

La palabra original del nombre de Dios, proviene de la raíz HWH, el verbo SER en hebreo que es HYAH. Por lo que podemos deducir que Dios se revela sin un supuesto nombre que podamos verbalizar, y difícilmente comprender, porque es la esencia del SER, lo que ES o ESTÁ, que podríamos definir como: “estoy siendo el que estoy siendo” o “estoy siendo el que es”. Entonces, vemos que Dios se revela como la declaración del SER, que dicho en primera persona se puede traducir como: “Yo Soy el que Yo Soy”.

YO SOY

Todo estudiante espiritual debe saber que como “YO SOY” es un Verbo Creador, porque es Dios; todo calificativo que se coloque después del verbo poderoso “YO SOY”, se manifestará como un Decreto Divino, inexorablemente. Por eso, dentro de los Diez Mandamientos, el tercero dice: “No Tomarás el Nombre del ‘YO SOY’ en vano. Porque no dará el ‘YO SOY’ por inocente al que tomare su nombre en vano”. Cuando decimos “YO SOY”, todo el universo manifiesto se pone en alerta para ver el calificativo que vendrá; y si éste es, por ejemplo, Salud - “Yo Soy Salud”-, todo nuestro ser se inundará de Salud. Si, por el contrario, afirmamos un calificativo negativo, también se manifestará. Por eso es que siempre que usemos el Verbo Sagrado “YO SOY”, debe ser para bendecirnos a nosotros mismos y a todos alrededor.

Cada vez que decimos “YO SOY”, sea conciente o inconsiente, disperso o concentrado, en serio o en broma, como estamos pronunciando el nombre de Dios, lo que digamos pensándolo y sintiéndolo, se manifestará; porque Dios es “YO SOY” y la energía de “YO SOY” se califica y manifiesta con la palabra que nosotros queramos.

Podemos decir por ejemplo, “Yo Soy es mi Refugio y Protección”, entonces nada podrá tocarnos, porque estaremos protegidos por el Grandioso Poder que es Dios “YO SOY”, tal como el Salmo 91 lo dice: “Pues a mí se acogió, lo libraré, lo protegeré, pues mi Santo Nombre “YO SOY” conoció”.

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com