ESPÍRITU ENVOLVENTE 2018
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

EN MEDIO DE ELLOS

 
Por: Fernando Castro
Santiago de Chile 5 de octubre de 2018

Se conoce como comida al conjunto de sustancias alimenticias que se comen y se beben para subsistir. Esto es en cuanto al cuerpo físico, ya que al ser ingerida, la comida provee elementos para la nutrición del organismo vivo. Sin embargo no sólo en este suceso de comer se nutre el cuerpo, sino que también en el acto de comer en compañía se nutre el alma, hecho que da cumplimiento a las palabras de Jesus “No sólo de pan vive el hombre”. Por esto, el comer junto siempre va a ser un momento de comunicación, de transmisión de tradiciones y cultura y, también de transferencia de afecto y enriquecimiento de los vínculos, acto al que el Maestro Jesús siempre le dio suma importancia. Quien no come junto se separa, pierde las tradiciones y la cultura, no recibe ni da afecto, ni mucho menos se enriquece como alma.  

Las comidas de Jesús ocupaban un lugar considerable en la unidad del grupo o de sus discípulos. Por esta razón, comer con otras personas fue para Jesús una forma privilegiada de dar a conocer la Enseñanza Espiritual y el Plan de Dios. A Jesús le encontramos dando de comer a una gran multitud, sentado a la mesa de quienes le invitaban, o en la última cena con sus discípulos. Incluso a causa de esto muchas veces le criticaba que comía con publicanos y pecadores, es decir con cobradores públicos y con personas que iban contra la voluntad de Dios. (Entiéndase esto con personas de dudosa reputación). Las comidas fueron tan importantes en su vida, que cuando se produce el milagro de la resurrección, sus discípulos le reconocieron al momento de compartir la mesa con Él. Esto es tan significativo que la vida del Maestro Jesús no se entiende sin estas comidas, y tampoco su proceso de crucifixión y Ascensión, porque siempre ante un anuncio importante que dar o acontecimiento vivido se reunían a comer. No es extraño entonces que el acto de comer fuera una cuestión muy importante para sus discípulos también.

Comer no es un evento silencioso como muchos lo creen, es más bien un evento social. Es un momento para hablar los temas actuales, la última noticia, para compartir ideas y conocerse uno a otros. Sin embargo es importante señalar que es en la sobre mesa -momento posterior a la comida- en donde más se comparte. Ya no hay comida, pero si una conversación generalmente larga y amplia donde comienza la nutrición interna de vínculos y fraternidades importantes para el alma.

Le toca al discípulo participar cuando se le convoca a comer, ya que de no hacerlo no recibirá la nutrición necesaria para su sostenimiento interno donde la “Presencia Cristica” está haciendo su Labor Divina, tal como el Cristo lo señaló: "Donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, Yo estoy en medio de ellos". Que es la revelación del modo que tiene la Conciencia Cristica de estar presente en medio de los seres humanos: cuando dos o más se reúnan en Su Nombre, ahí de seguro estará Ella, presente, unificando lo que está separado, dando lugar al misterio de la transustanciación donde lo que se va a comer se convierte en la sustancia de la Luz para nuestra alma y cuerpo, adelantándolos considerablemente, que es su milagro mayor. 

Una de las actividades más importante de los que aspiran al Sendero Espiritual es la de relacionarse y generar lazos ya que ésta es la puesta en práctica del Amor Divino. De modo que jamás se ha de ir en contra de esta actividad, porque de lo contrario se está contribuyendo a desunir aquello que Dios quiere unir.

 En el simple acto de comer juntos, el Fuego del Amor Divino va quemando el endurecimiento del “yo inferior” cuando no es llano a la comunicación y espanta sus vicios que apartan, excluyen y someten el alma al aislamiento.

CENAR CONCIENTES

El acto de comer juntos todos los miembros del grupo no se trata necesariamente de que sus integrantes cenen juntos todos los días; sino que por lo menos una vez a la semana o después de una actividad extraordinaria, donde se ha de tratar de ser conscientes con quienes se está comiendo para conseguir el mayor de los beneficios de la cena que es la unidad, y asi conseguir que la Conciencia Cristica esté en medio de ellos. Por eso los miembros del Grupo han de considerar que se cena para compartir, amar, reír y disfrutar de las cosas bellas de la vida y que en este acto debe haber más de fraternidad que de enemistad, más de intimidad que de superficialidad y por sobre todo de camaradería y con esto dar cumplimiento con LAS RECTAS RELACIONES HUMANAS.

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com