ESPÍRITU ENVOLVENTE 2018
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

LA DIVINA INDIFERENCIA

 
Por: Fernando Castro
Santiago de Chile 16 de octubre de 2018

La Divina Indiferencia es la no resistencia a las personas, lugares, situaciones o cosas negativas con la finalidad de no generar karma, dejando que las cosas sean, sin involucrarse ni condenarlas como buenas o malas y dejándoselas a Dios para que las resuelva. En palabras sencillas significa adoptar una actitud neutral hacia aquello que se considera una perturbación. Es una actitud consciente que el estudiante espiritual debe aprender a poner en práctica para no identificarse con nada que no sea la Luz de Dios. Esto se comienza a aplicar recordando constantemente la verdad de tu Ser, que es puro y perfecto para que la energía de nuestra atención no se centre en nada negativo y no se desvíe.

Desde el punto de vista de la observación la “Divina indiferencia” es un estado de conciencia de NO CALIFICACIÓN. Los estudiantes deben en su entrenamiento considerar todo cuanto se le enseñe en la Enseñanza Espiritual para que pueda conseguir vivir en armonía y no “apegarse” a nada, sea bueno o malo y obtener la Correcta Indiferencia, donde se le debe dar mayor observación a la palabra “divina”, puesto que, esta contiene la “Clave espiritual” de cómo debe conducirse.

CLAVE ESPIRITUAL

Hay individuos que se pasan toda la vida apegándose a  los problemas y condiciones desagradables porque no conocen la “clave espiritual” de que más allá del “yo personal” no hay sufrimiento, que es el Plano de la Divinidad donde no hay resistencia a nada, sólo existe la eterna bienaventuranza del Ser. En cambio la personalidad vive en el plano de la lucha y sufre, porque se resiste, huye y no asimila la experiencia de las cosas. Por lo tanto debe considerar todo lo que se le ofrezca para avanzar en el Sendero de Vivencia Espiritual y emplear todo lo que es utilizable positivamente, asi como aprender de toda situación lo que más pueda, pero sin detenerse o quejarse por las reacciones de la personalidad, pues esta es la actitud normal del alma.
No debemos confundir la indiferencia con la indolencia, sino que es aprender a no apegarse a nada para no generar sufrimiento. Es el proceso de desligarse "del mundo, del demonio y de la carne", según habla la biblia en “El Nuevo Testamento”.

DE LA MANO

La Divina Indiferencia y la Divina Actitud van de la mano en el Sendero, para no etiquetar mental y emocionalmente las cosas, de considerarlas buenas o malas. Hay una enseñanza que dice: El no quejarse por parte del discípulo de las situaciones o el medio ambiente es a lo que se llama la “divina actitud” que ha de procurar en todo momento llevar a la práctica debido a que esta ayuda eficientemente cuando se quiere obtener la Divina Indiferencia y pasarse al mundo de los Maestros. 

De manera que, en lugar de quejarse o de considerar mala las cosas que te sucedan, ¡QUÍTALES PODER! dejándolas ser lo que son, sólo experiencias o situaciones, y verás como todo da un giro inmenso a la Voluntad de Dios que es el Bien.

Con la Divina Indiferencia como consejera en las situaciones difíciles, verás que a ti nada malo te podrá rozar o alcanzar siquiera, porque la vibración que se alcanza al no darle poder a las cosas negativas hace que se pueda ver el bien oculto en todos los asuntos. Es el constante cumplimiento de las palabras del Maestro Jesus cuando dijo:No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él”. Con la Divina Indiferencia se aprende a no apegarse al mundo, ni a sus cosas sean buenas o malas, porque todo esto hace que se desvele el alma por nada.

DIOS HARÁ JUSTICIA

La Divina Indiferencia sirve al que busca pasarse al mundo de los Maestro como guía y protección para no ser arrastrado por el torrente del karma a una vida tormentosa hasta aprender a no resistir el mal, puesto que le toca siempre al estudiante de la Luz ser humilde y conciliador para poder ser como el Cristo y decir: El mal de este mundo viene a mí y no tiene donde asirse”. Por lo tanto cuando te insulten o calumnien y digan cosas negativas de ti, no tomes parte en ellas negándolas, sino que pide a Dios que te ayude a ver claramente en ti, y si las tienes resuélvelas con sabia intención y humildad, pero no te conectes a la rabia, al resentimiento ni a la venganza que son vibraciones del mundo inconsiente que buscan energía para poder dominar y destruir, más bien conéctate a tu Cristo Interior y no te defiendas, que en estos casos la mejor defensa es no defenderse, porque si la verdad esta de tu parte, entonces el universo te defenderá. Tal como la Biblia lo dice: “Dios hará justicia a sus elegidos que claman a Él”.  

Aprende a tener Divina Indiferencia a todas las cosas que te puedan sacar de tu tranquilidad interior, comprendiendo que esto significa la negativa a identificarse con cualquier persona, lugar, condición o cosa, que no sea igual a la Luz de Dios, esto es aceptar sólo el bien, la claridad, el afecto, la pureza, la alegría, la tranquilidad y la compasión, en todo lo que contactes sea de día o de noche; procurando en todo momento ser digno de llamarse un DISCÍPULO DE LA LUZ.

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com