ESPÍRITU ENVOLVENTE 2019
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

LA METAFÍSICA DE LAS IGLESIAS

 
Por: Fernando Castro
Santiago de Chile, 15 de marzo de 2018

Las iglesias tienen un significado metafísico que las hace más interesante de lo que son, esto significa que tienen un valor que va más allá de lo físico, del cual se puede extraer todo el contenido acumulado por los siglos. Tienen el poder de atraer a sus ámbitos, potestad que poseen debido al papel que a través del tiempo han realizado, independiente de sus estilos artísticos y arquitectónicos, pues, son edificaciones santas y protectoras debido a que en ellas se oficia la “Santa Misa”. Son bellas construcciones edificadas con la única finalidad de que dentro de sus paredes hubiera un lugar digno para recibir el cuerpo y la sangre de Cristo en el sacrificio de la “Santa Misa”.

La palabra iglesia viene del término “ekklesia”, cuyo origen se remonta a un vocablo griego que significa “asamblea” o “convocatoria”, que significa conjunto o congregación de creyentes. Se refiere entonces al cuerpo de creyentes. Sin embargo, hay que aclarar que la verdadera iglesia no es ninguna edificación, sino que la conforman todos aquellos que han desenvuelto su “Cristo Interior”, conformando así un solo cuerpo. El origen de las iglesias se remonta a los primeros cristianos luego de salir de las Catacumbas -que fueron excavadas para organizar en ellas los entierros de los muertos de los primeros cristianos en Roma del siglo II-.  Quienes seguían las enseñanzas de Jesús salieron de ellas con unos modestos altares, donde ponían pan y jugo de uva para celebrar la Eucaristía o realizar la “Acción de Gracias” aprendida del Maestro Jesús.   

Alrededor de estos sobrios altares, comulgaban y cantaban, hasta que comenzaron a usar las “Basílicas Romanas” para realizar el acto de la “Santa Misa”, después que el Imperio romano se volviese oficialmente cristiano. Las Basílicas eran lugares públicos donde se juntaba el tribunal, se realizaban contrataciones laborales, y otros asuntos como actividades políticas y sociales. Los romanos realizaban todo tipo de actividades en estas construcciones, menos dar misa.

Fueron los primeros cristianos en el siglo IV, los que adoptaron estas construcciones para celebrar la Eucaristía.

BASÍLICA

La palabra “basílica” que proviene del latín, que a su vez deriva del griego “basiliké” que significa “regia o real”, y viene a ser una elipsis de la expresión completa, que quiere decir “casa real” y que actualmente se acuña como “CASA DE DIOS”. En cuanto a su concepción arquitectónica, eran plantas rectangulares, de tres naves y un ápside en la parte trasera, con una puerta de entrada o pórtico. Este es el origen de porqué las iglesias católicas son llamadas Basílicas.

FORMA DE CRUZ LATINA

Las basílicas con el tiempo fueron hechas con una planta en forma de cruz latina, que simboliza al ser humano con los brazos abiertos, como si estuviera acostado, mirando al cielo, que a su vez simboliza los cuatro cuerpos inferiores; físico, etérico, emocional y mental. Todo esto corresponde al diseño utilizado en todas las iglesias en la que la nave mayor tiene más longitud que el transepto o brazo menor. Así ternemos que en el eje mayor se alinean el pórtico principal, el atrio, el altar mayor y el ábside.

EL ÁBSIDE

En el ábside, que es un cuarto de cúpula donde está el altar y se guarda el sagrario, que es el lugar donde se guarda el copón con la hostia sagrada y que simboliza el lugar donde habita la “Divina Presencia Yo Soy” en nosotros. Es el Sacto Sanctorum del Templo.

ALTAR

El punto más sagrado de toda la iglesia o basílica es donde se encuentra el altar y se oficia la Eucaristía, que viene a simbolizar el lugar más santo de nuestro cuerpo, el Corazón, donde tenemos nuestro “Santo Ser Crístico” o “Dios Interior” y se realiza la Santa Misa. Esta es la razón metafísica de porque los católicos acostumbran persignarse cada vez que pasan frente a una iglesia o ingresan a ella haciendo la señal de la cruz. Es la forma de reconocer que es la “casa de Dios”.

Puedes decir cada vez que ingresas a una iglesia: “Yo Soy el Divino Peregrino tomando contacto con lo sagrado, íntimo y bello de mi verdadera Identidad Espiritual, mi Santo Cristo Interior”.

LUGARES CONSAGRADOS

Los sitios donde son erigidas las iglesias, en su mayoria son lugares donde anteriormente se oficiaron actos sagrados o existieron construcciones dedicadas a la adoración de Dios, que han mantenido la radiación a través de los siglos cargados de electrones positivos, que se descargan en las personas que las visitan, beneficiándolas enormemente. Las iglesias tienen la carga espiritual de todas las misas que se realizan en ellas durante el año en sus altares, consagrando la Hostia, o el cuerpo de Jesús como el “Cordero Pascual”.

BÓVEDA DE LUZ

Cada rezo, oraciones, cantos y misas que se realizan en las iglesias, forman una “bóveda de Luz” sobre ellas, con una bella forma de catedral con energías ascendentes concéntricas iguales a las cúpulas y pináculos en forma de piña de la iglesia del Santísimo Sacramento de Santiago de Chile.

HOSTIA

Hostia quiere decir “victima” y representa el Cuerpo de Jesús como el “Cordero Pascual” que ha de ser inmolado como una “DIVINA VICTIMA”, tal como Juan el Bautista lo señaló cuando vio a Jesús dirigirse a él, y dijo: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. Al principio, el pan de la comunión era un pan que se hacía sin levadura llamado “pan ácimo”, que con el transcurrir del tiempo se cambio a un pan de harina de trigo con forma circular que se ofrece en la Eucaristía, llamado hostia.

SANTÍSIMO SACRAMENTO

Se conoce como el Santísimo Sacramento a la Hostia consagrada, que es el Cuerpo de Cristo y que en la Santa Misa se expone a la adoración en diversas ocasiones. El Santo Ser Crístico está siempre con nosotros, y se manifiesta de modo visible y simbólicamente en la Eucaristía. La palabra “sacramento” viene del latín “sacro” que es una abreviatura de “sagrado momento”, por eso el momento más trascendental de la “Santa Misa” es cuando el sacerdote levanta la hostia para consagrarla, convirtiendo precisamente el acto en un “sagrado momento” al que todos debiéramos inclinarnos en consciencia ante la memoria del Maestro Jesús, que conlleva metafísicamente el simbolismo de que TODOS SOMOS UNO, partes de un mismo cuerpo, que es la Conciencia Crística. Tal como lo dijo San Pablo: “Porque, así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, constituyen un solo cuerpo, así también es Cristo”. Puedes decir para entregar toda tu adoración a Dios: “El único objeto de adoración que debo tener, mañana, tarde y noche; aquí, allá y más allá; con mi mente, sentimientos y con todo mi cuerpo, es solo a mi Cristo Interior, la lámpara a mis pies”.

MIRADA AL CIELO

Lo más sublime de las iglesias, sin importar que estén en un pueblito o en una gran ciudad, es que nos permiten ingresar a la “casa de Dios”, a realizar la oración que es como una mirada al cielo, tal como Santa Teresita del Niño Jesús, Doctora de la Iglesia y patrona de las misiones, lo dice en bellas palabras: "Para mí la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada al cielo, un grito de agradecimiento y de amor en las penas como en las alegrías".

JESÚS Y MIGUEL ARCÁNGEL

Todas las iglesias, basílicas y catedrales están protegidas por el Maestro Jesús, hoy ángel de la Unidad, sin embargo, se sabe también que sosteniendo y defendiendo cada recinto dedicado a celebrar la “Santa Misa” esta el Arcángel Miguel, Primer Ángel de todo el Cielo, junto a sus Legiones de Ángeles.

ASUNTO DEL ALMA

Visitar las iglesias siempre resulta un asunto del alma, pues son enclave del cielo en la tierra, donde la palabra no importa, sino más bien el silencio, porque el alma se arroba con lo bello y misterioso de lo que custodian sus murallas, y hay que saber dejarla a sus anchas para que pueda vivir un poquito de cielo en la tierra. Por eso, cada vez que visites una iglesia agradece a Dios por su existencia, haciendo algo por ellas, como darles una “Donación Amorosa” cada vez que las visites. Esto lo debes hacer con devoción, despojado de conceptos y con la clara Luz de tu “Cristo Interior”, ya que, aun cuando no se visiten son una remembranza divina constante en la ciudad al peregrino solitario que busca a Dios.

CLAVE ESPIRITUAL

Cada iglesia tiene su misterio metafísico que descubrir y la “Clave Espiritual” para que sus misterios nos sean revelados, es ingresar a ellas desprovisto de todo concepto y dogma religioso, no importa si se es hinduista, judaísta, budista jainista, cristiano, islamista, sikhista o metafísico, pues, lo que realmente importa es la consciencia unitiva. Por lo tanto, al ingresar a cada iglesia, templo o santuario debemos hacerlo con verdadero sentimiento de unidad, pensando y sintiendo que se está ingresando al “Cristo Interior”.

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com