ESPÍRITU ENVOLVENTE 2017
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

LA PROYECCIÓN

 
Por: Fernando Castro
Santiago de Chile 7 de junio de 2016

La proyección es un mecanismo de defensa por el que nosotros atribuimos a los demás las propias virtudes o defectos, incluso nuestras faltas. Existen dos formas básicas de proyección: la “proyección positiva” y la “proyección negativa”. La proyección negativa opera en nosotros en situaciones de conflicto emocional o amenaza de origen interno o externo, donde atribuimos a otras personas u objetos de manera inconsciente los defectos, impulsos o pensamientos propios que resultan inaceptables para nosotros. Y en la “proyección positiva” sucede lo mismo pero de manera positiva, salvo que es muy poco frecuente ya que en esta se reflejan los sentimientos positivos, asi como los impulsos propios del alma y los pensamientos personales que resultan aceptables para nosotros. Generalmente la proyección positiva se da en personas de madures espiritual poco frecuentes, se podría decir que es propia de los santos que ven en todos solo cosas buenas, porque están reflejando o proyectando su “Conciencia Cristica” desenvuelta con los Aspectos y Cualidades Divinas, por eso no ven nada malo en los demás. 

A este mecanismo también se le conoce como la “Ley del espejo”, debido a que jamás falla al reflejar exactamente la imagen que esta retratando. Lo que vemos de los demás nos dice mucho de nosotros mismos. Recordemos que “el rostro es el espejo del Cristo Interior”. Sin embargo el exterior actúa como un espejo para nuestra mente, pues en el vemos reflejadas las diferentes características negativas de nuestra personalidad como resentimiento, rencor, odio, envidia, celos y todos los defectos o vicios del “yo personal” al conocer, ver o interactuar con otra persona. Por ejemplo: cuando observamos algo que no nos gusta de alguien, sentimos rechazo y desagrado, sin duda esto nos está indicando de manera inconsciente un aspecto que nos desagrada de nosotros mismo y que no queremos enfrentar. Entonces nuestro inconsciente, ayudado por el mecanismo de la  “Proyección Psicológica”, nos hace pensar que el defecto solo existe “ahí afuera, en el otro, no en nosotros”. 
 
Este reflejo o proyección todos más de alguna ves lo hemos percibido, sentido e incluso nos ha provocado reacciones físicas, por ejemplo al observar un defecto de alguien nos molesta y nos da “vergüenza ajena”, esto sucede porque en el fondo “sentimos”, muy subconscientemente que ese defecto lo tenemos. Por eso sentimos “vergüenza ajena”, si este defecto que le vemos al otro no lo tuviéramos, ¿por qué habríamos de sentir vergüenza? Lo que pasa es que verse retratado y reflejado en el espejo de los otros nos causa mucha vergüenza, molestia y rabia. Pero esta es la forma inconsciente que tenemos de expresarlo. El problema está en que lo percibimos, lo sentimos y reaccionamos pero nunca lo trabajamos. Por eso Jesús dijo: “¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? La paja es el reflejo, algo no real en el otro y que nos pertenece, y es la  viga o defecto que tenemos y que proyectamos pero por una extraña conveniencia con lo inconsciente no la vemos. Continúa diciendo Jesús: ¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo”, tú que no ves la viga que tienes en el tuyo? Al recriminar y rechazar los defectos en los demás, nos hacemos creer que esas actitudes fueran lo más ajenas e impensables en nosotros, pero es el mecanismo de la negación en plena función, una defensa psicológica ante lo que nos permitimos a nosotros mismos, pero que no aceptamos en los demás. Finalmente el Maestro Jesús nos llama a observar y trabajar en nuestro defectos diciéndonos enérgicamente: ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano”. Es evidente que tenemos una inclinación malsana y persistente, a criticar a los demás. Vemos con mucha facilidad, los defectos y las malas acciones que los otros tienen y realizan, y ello nos lleva a juzgarlos, criticarlos y a condenarlos. Círculo vicioso muy conveniente para la personalidad, porque siempre negara su parte.  ¿Que podemos hacer entonces? El camino a seguir es muy simple y consiste en observarnos y trabajar arduamente para no tener que depender de este mecanismo de defensa psicológica muy eficiente, pero dañino para el desenvolvimiento de la “Consciencia Cristica”. Sacar la viga del ojo es desprendernos de nuestros defectos para poder ver con claridad y discernir correctamente sin tener que achacar a los demás nuestras debilidades.

ADMITIRLO Y ACEPTARLO

Criticar a los demás, porque llevan las manos embarradas sin ver que nosotros llevamos los pies embarrados, ensuciando por donde vamos no resuelve nada, muy por el contrario enferma el alma y envenena el trato con los demás. Tal vez cueste mucho admitir que los defectos que vemos en los demás también los tenemos nosotros mismos, sin embargo al admitirlo y aceptarlo, esto nos hace mucho más comprensivos y tolerantes con los demás. 

CLAVE ESPIRITUAL PARA CAMBIAR

La “Clave Espiritual” para desbaratar el mecanismo psicológico de la proyección está en eliminar la rigidez y la intransigencia en todas nuestras relaciones y forma de ser, siendo vital la comprensión y la tolerancia, ya que sabemos que lo que vemos en los demás es el reflejo de lo que nosotros mismo somos. De modo que cuando te sientas muy molesto por los defectos de los otros respira profundo y OBSERVATE ya que esto será una buena ayuda para comenzar a corregirte y mejorarte, haciendo que surja tu “Concepto Inmaculado” y comprendas a los demás aceptándolos como son.Sin embargo no debes olvidar que en la observación no puede haber calificación ni mucho menos tomar parte con lo que estas observando, para que de esta forma se active la Llama Violeta Transmutadora de forma espontanea y queme, consuma y disuelva esa acumulación de defectos, errores y vicios, transmutando su causa, su efecto, su record y su memoria cuando salgan a la luz de la consciencia.

PARA DARSE CUENTA

Existe una forma muy sencilla para saber si lo que vemos en los demás que nos molesta es una proyección de nuestro subconsciente es la siguiente: “Si te molesta, lo tienes”.  

ESPEJO MAGICO

Recuerda que los demás son el espejo donde se refleja lo que tú eres y mientras más te defiendas negándolo, más fuerte el reflejo te dará en tu rostro. El “espejo mágico” de los cuentos son los demás que siempre reflejan la verdad, aunque nos pongamos mascaras o usemos mecanismos de proyección para librarnos de su reflejo; los espejos como los demás siempre reflejaran lo que ven, ya que precisamente su magia consiste en reflejar lo que ocultamos.

No lo olvides, nuestros espejos son los demás, por tanto todo lo que vemos en los otros siempre es lo que nosotros somos, en ellos se refleja las proyecciones inconscientes que tienen la facultad de engañarnos y de hacernos creer que todo lo de afuera es real. Aunque digas espejito, espejito quien es el más perfecto para escapar de la realidad de tu verdadero estado de conciencia al mirar a los demás y sentirte superior, este siempre dirá la verdad: lo que tú ves en los demás es tu propia proyección, es tu parte negada la que ves y que no aceptas.    

LOS DE TODOS LOS DÍAS

Nosotros tenemos nuestros facilitadores y Maestros Ascendidos como nuestros maestros que nos instruyen y motivan a cambiar, pero también están los otros, lo de todos los días, y son aquellos que los tienes en tu hogar, trabajo en la universidad y en todo lugar que frecuentas y son aquellos que nos “molestan”, nos sacan de quicio y exasperan con sus conductas y sus comportamientos, aquellos que están en nuestro mundo, en la vida diaria y que no toleramos porque nos reflejan aquello que, no somos capaces de aceptar en nosotros por miedo, vergüenza o prejuicio. Asi que, ahí tienes tu maestro, los otros, los de todos los días para aprender, cambiar y ser mejores, a eso se le llama aprender por cabeza de los demás. 

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com
+