ESPÍRITU ENVOLVENTE 2019
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

MIL BRAZOS

 
Por: Fernando Castro
Santiago de Chile 6 de enero de 2019

La Compasión es el deseo intenso de que los demás estén libres de sufrimiento, es más intensa que la empatía, y más poderosa que cualquier sentimiento humano. Es la percepción y la compenetración en el sufrimiento del otro, en palabras sencillas es el deseo y la acción juntas, para eliminar toda situación dolorosa a los demás. Para conseguirla podemos comenzar primeramente por cultivar sentimientos de empatía o proximidad hacia los demás, evitando vivir en nuestra “esfera personal”. Esta proximidad se logra asumiendo conscientemente el sentimiento de responsabilidad y de interés por el dolor de los seres sensibles y querer eliminarlo. No debemos olvidar que: LA COMPASIÓN ES EL DESEO INTERNO DE QUE LOS DEMÁS ESTÉN LIBRES DEL SUFRIMIENTO. 

El camino de la compasión para todo aquel que desee tomar esta senda compasiva, comienza por reconocer las propias carencias que surgen de nuestro egoísmo y cómo este nos induce a actuar de un modo poco bondadoso, llenándonos de mal modo, haciéndonos intolerantes, distantes, feos, amargados, violentos y condenadores por falta de sensibilidad compasiva. Por esta razón, es bueno dar pasos empáticos y de cercanía hacia toda persona, lugares y condiciones, reflexionando en las cualidades de los “Siete Aspectos de Dios” para desenvolverlos, dando bienestar a los demás, pues, son verdaderos “puentes de compasión” que nos ayudan a cruzar hacia el otro. Es estar presto a la compasión a favor de todo aquel que toque nuestro manto, porque a todos aquellos que militamos bajo la bandera del Cristo nos toca mostrarnos compasivos con el prójimo, como lo dice la bienaventuranza: “Dichosos los compasivos, porque Dios tendrá compasión de ellos”. Estos puentes compasivos que nos ayudan a comunicarnos permanentemente, son muy sencillos  de construir, sólo hay que abrir el corazón y practicar las siguientes compasiones:

  • Dar la Enseñanza.
  • Dar socorro.
  • Dar buen consejo.
  • Dar sanación.
  • Dar el perdón.
  • Dar alegría.
  • Dar de comer.
  • Dar de beber.
  • Dar abrigo.


En todas estas compasiones es bueno recordar las sabias palabras de Santa Teresa de Ávila, quien señaló: “Jesús no tiene manos, no tiene pies, pero tiene los tuyos para caminar por el mundo. Cristo mira con compasión al mundo a través de tus ojos.” De modo que, todo lo que tenemos que hacer es ser un “Cristo despierto” con toda persona, lugar, condición o cosa, para hacer de este mundo, un mundo más compasivo.

PRESENCIA DE DIOS

La Metafísica nos enseña la práctica de la Presencia de Dios, ya que esta práctica está íntimamente ligada a la compasión, pues a medida que crece la consciencia de Dios en nosotros, aumenta nuestra capacidad de ser compasivos y, por consiguiente, la apertura de nuestro Loto Crístico hasta llegar a la “Joya en el Loto”, que es la Compasión Infinita en nuestro corazón, esperando a ser derramada a favor de todos los seres sensibles. Imitar al Cristo, será pues, nuestro ideal, nuestro principal deseo, nuestra intención más elevada y nuestra resolución suprema, observar en todas las cosas la Enseñanza del Cristo, seguir sus huellas de compasión e imitar sus ejemplos.

SABER ESTAR PRESENTE

La compasión en nuestro mundo, es ser sensible y saber estar presente, abierto y alerta del sufrimiento de los demás, no importa dónde nos encontremos, sea en un restaurante, cine o paseando en un parque, porque de nada sirve estar en la Enseñanza y seguir dormido, estando ausente del mundo en el cual vivimos, donde el sufrimiento está presente en nuestro entorno sin que ocupemos las maravillosas herramientas que la Enseñanza nos da para quitarles poder y consumirlos, siendo: “Positivos”, “Activando nuestro Cristo Interno”, desenvolviendo las Cualidades Perfectas de los “Siete Rayos”, aunándose al trabajo de los “Maestros de Sabiduría” y usando el “Rayo Violeta” contra toda apariencia de guerra, enfermedad, virus, cáncer, infarto, hambre, carencia y pobreza de todo tipo en el mundo, así que, pongamos estos Instrumentos Divinos a funcionar compasivamente en nuestro mundo para alivianar esta pesada carga que hemos construido con  nuestra falta de compasión.

Perdamos la vergüenza de ofrecer nuestra ayuda, y seamos conscientes de que no se necesita de mucha sabiduría o técnicas especiales para ser compasivos, ya que es muy fácil de dar, y sólo se necesitan dos palabras para ofrecerla y ponerla en acción, estas son: “¿NECESITA AYUDA?”, y esto bastará para la aproximación y abrir corazones, donde la asistencia de una miríadas de Ángeles y Maestros de Sabiduría con los Mil Brazos y dos mil ojos de la Compasión Infinita de Avalokiteswara estarán con nosotros para asistirnos en nuestras compasiones diarias.

Para ser un verdadero “Puente de Compasión Divina” no es suficiente con ser un estudiante espiritual, sino que es necesario hacer el bien a todo el mundo, cueste lo que nos cueste, hasta que sea esta nuestra principal cualidad. 

LA COMPASIÓN ESTÁ DE MODA

Este año la Compasión Divina está de moda, vistámonos de ella, y luzcámosla en nuestro mundo para que los Padrinos del Año; el Espíritu de la Metafísica, Amida Buddha, Avalokiteswara, Señor Gautama y el Maestro Djwal Khul, -todos ellos Seres de Luz de Infinito Amor Compasivo-, nos acompañen en nuestro servicio, entonando y reflexionando en nuestros corazones las palabras de Santa Teresa de Ávila: “Todos los que militáis debajo de esta bandera, ya no durmáis, no durmáis, pues que no hay paz en la Tierra”.  

LA COMPASIÓN LIBERA

La compasión nos libera a fuerza del amor, tal como el Buddha Maitreya nos dice: “Yo vengo a liberar a fuerza del Amor”, por lo tanto, mientras, podemos quemar karma teniendo actos positivos como el Señor Gautama nos enseña: “No todos los actos generan karmas que tienen que ‘pagarse’, porque aquel de mente despierta, cuya característica esencial es la compasión, es quien logra cultivar karma positivo y transmutar el karma negativo y así alcanzar finalmente la Iluminación”.  Por lo pronto entreguemos lo mejor de nuestras consciencias y seamos seres de Amor Compasivo allí donde nosotros deseamos que el Amor de Dios llegue, siendo ese punto de Luz por donde se pueda asomar, esa es nuestra tarea, ese es el propósito de nuestro entrenamiento, la liberación del sufrimiento humano para que la Tierra se convierta en la Santa Estrella de la Libertad, y en esta labor no debemos olvidar lo siguiente: “La compasión es la fuerza que impulsa al servicio, y la alegría es lo que lo hace volar”. Podemos decir compasivamente:  “YO SOY LOS MIL BRAZOS DE LA COMPASIÓN INFINITA DE AVALOKITESWARA + QUE ENVUELVE MI SER, ESTE LUGAR, TODA PERSONA Y TODA LA TIERRA. DOY GRACIAS A DIOS POR ESTO”.

VOTOS DE COMPASIÓN ANTE AVALOKITESWARA

Estos son los Votos de Compasión ante Avalokiteswara, que es el Boddhisattva de la COMPASIÓN INFINITA para los que buscan y ofrecen todo cuanto tienen para servir a aquellos que aspiran a llegar a la otra orilla de la salvación.

“Humilde y respetuosamente me inclino en consciencia, palabra y mente ante la Presencia Compasiva de Avalokiteswara, el Boddhisattva de la Compasión Infinita; de Su Sabiduría y de su Guía, para tomar refugio en Él. Presento mis frutos materiales e internos, reconociendo mis malas acciones del pasado e invoco su protección hasta el fin de la rueda de reencarnaciones y haga girar la rueda de la Sabiduría en mí y en toda la humanidad. En retribución a su Infinita Compasión entrego todos los frutos de mis buenas acciones que he obtenido y que pueda obtener para el despertar de todos los seres sensibles que evolucionan en la Tierra. Doy Gracias a Avalokiteswara por esto”.

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com