ESPÍRITU ENVOLVENTE 2021
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

SEIS REGLAS DE CONDUCTA

Por: Fernando Castro
Santiago de Chile, 31 de agosto de 2016

Las seis reglas de conducta que particularmente se requieren para ingresar al Sendero Espiritual, y que son requisitos para la Primera Iniciación, que enuncia el Maestro Koot Hoomi en el libro a los “Pies del Maestro”, son las siguientes:

1ª Control de la mente.

2ª Control de la acción.

3ª Tolerancia.

4ª Alegría.

5ª Aspiración única.

6ª Confianza.

Estas reglas de conducta son la manera como ha de comportarse un estudiante espiritual en una situación determinada o en general, adoptándolas para dirigir sus acciones de forma correcta para su aceptación en el Sendero.

Estas normas a practicar, no deben desanimar al estudiante espiritual por considerarlas difíciles de perfeccionar, sino que debe poner todo el entusiasmo necesario para cumplirlas y desenvolver. Considerará que al desenvolver una de estas reglas, las demás comienzan a desplegarse por consecuencia lógica, ya que en lo interno están todas comunicadas.

Estudiaremos brevemente la primera regla:

1ª DOMINIO DE LA MENTE. El segundo requisito para ingresar al sendero es "Ausencia de deseos" y señala que debemos dominar el Cuerpo Emocional; esta regla significa lo mismo con relación al Cuerpo mental. Esto implica dominio del carácter, de manera que no se sienta cólera o impaciencia; esto es control de la mente, de modo que se logre aquietar y tranquilizar el pensamiento y, por consecuencia, dominio del sistema nervioso, a fin de que se excite lo menos posible.

Esto último es difícil, porque cuando te preparas para ingresar en el Sendero, no se puede evitar que uno se vuelva más sensitivo, ya que el sistema nervioso es perturbado por cualquier choque, sonido o malas vibraciones del ambiente o de las personas, ya que se sienten agudamente; por lo que es necesario hacer lo posible por controlarlo.

Mente tranquila significa también valor para enfrentar sin temor las pruebas y dificultades del Sendero; significa además firmeza para considerar serenamente cuanto nos acontezca en la vida cotidiana, y evitar el incesante tedio e inquietud que resulten de ciertos pormenores de la vida, en los que muchos malgastan la mayor parte del tiempo. El Maestro Koot Hoomi enseña que a un estudiante espiritual, no le debe importar lo más mínimo cuanto provenga del exterior, como: tristezas, disgustos, enfermedades, pérdidas; todo esto nada debe significar para él, ni ha de permitir que perturbe la calma de su mente. En otras palabras, debe tener “Divina Indiferencia” y considerar todo lo que se le ofrezca para avanzar en el Sendero de Vivencia Espiritual y emplear todo lo que es utilizable positivamente, aprender de toda situación lo que pueda, pero sin detenerse por las reacciones de la personalidad.

Estas cosas son el resultado de pasadas acciones, y cuando sobrevengan, debemos soportarlas con calma, recordando que todo mal es transitorio, y que el deber de un aspirante al Sendero, es permanecer siempre contento y sereno. Considerar que aquello pertenece a causas de vidas anteriores, no a ésta; por lo tanto lo mejor que se puede hacer es aplicar la Llama Violeta Transmutadora para transmutar –de forma indolora y armónica- esta energía que de otra manera, resultaría ser de lo más angustiosa. De manera que lo más sabio que el estudiante espiritual puede hacer, es pensar mejor lo que hace ahora, lo cual determinará los acontecimientos de la próxima vida pues, esto se puede modificar.

NO CEDER

El aspirante al Sendero jamás debe ceder a la tristeza ni a la depresión. La depresión es un mal, porque contamina a otros y torna sus vidas más penosas, a lo cual nadie tiene derecho alguno de ocasionar. Por esta razón, si alguna vez la tristeza o la depresión arremeten, elimínalas con la Llama Violeta Transmutadora para siempre. Recuerda que como estudiante espiritual, debes dominar tu pensamiento; no debes permitir que tu mente esté ociosa.

EVITAR EL OCIO DE LA MENTE

Se debe aprender a poner la atención en lo que se está haciendo, sea lo que sea, para que lo que se esté haciendo se realice con toda la perfección posible; no se debe acostumbrar a la mente a la vagancia; antes bien es mejor mantener buenos pensamientos siempre en su fondo, dispuestos a surgir en el momento en que ella esté libre. Todos los días es bueno emplear el poder de los pensamientos en buenos propósitos; convirtiéndolos en un poder que trabajen de acuerdo con el Plan Divino de Perfección, tanto individual como planetario. Ayuda mucho a mantener una mente dinámica y compasiva, el pensar cada día en alguien de quien se tenga conocimiento que está triste, que sufre o que necesita ayuda, y enviarle pensamientos de amor y envolverlo en la Llama Violeta.

También es bueno y constructivo para lograr el control de la mente, apartándola del orgullo, porque el orgullo es hijo de la ignorancia y el peor enemigo del alma. El ignorante cree ser grande, cree que ha hecho esta o aquella gran cosa; el sabio sabe que tan sólo Dios es grande y que sólo Él es el hacedor de todas las cosas buenas y perfectas.

DIVINA INDIFERENCIA

La Divina Indiferencia es un estado de consciencia, que cuando se tiene nos damos cuenta que aquellas cosas que nos ilusionaban, ya no nos llaman más atención. Se aprende a ser indiferente a lo que el mundo en su intrascendencia dice o hace. Esto es importante comprenderlo, porque si nos llevamos por lo que el mundo dice, jamás lograremos algo valedero en la vida. Sin embargo, para poder entender esto hay que saber diferenciar entre la “Divina Indiferencia” y el desprecio, ya que el desprecio es una intensa sensación de falta de respeto o reconocimiento y aversión por una persona, situación o cosa, que es similar al odio, pero implica un sentimiento de superioridad. A diferencia de la “Divina Indiferencia”, que no es desprecio, sino desapego con Amor Divino.

El que aspira al Sendero debe aprender a no quejarse, pues la queja es resentimiento y está a un paso del rencor y el odio, vicios incompatibles con los asuntos del alma. De modo que, en cuanto al control de la mente, la “Divina Indiferencia” será la “línea de vida” del que aspira al Sendero.

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com