ESPÍRITU ENVOLVENTE 2020
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

SIETE FACTORES POSITIVOS

 
Por Fernando Castro
Santiago de Chile,  29 de marzo de 2020

Ser positivo es sinónimo de ser feliz, sin embargo, esto implica vivir sin temor y al amparo de Dios, que es lo mismo que decir; vivir en la práctica de la presencia de Dios. Porque todos los temores surgen de la falta de Dios en la vida de las personas, y esto no es porque Dios las deje de lado, sino más bien porque son las personas las que viven apartadas de Él. Esto resulta una indiferencia incomprensible, considerando lo que Jesús nos señaló hasta el cansancio, con su feliz anuncio: “El Reino de Dios está en medio de nosotros”. Esto es, en el corazón humano, su morada, desde donde Él responde cada vez que lo llamamos a la acción. Pero, generalmente, esta morada la tenemos rodeada por la niebla de nuestros temores y por la falta de confianza en la Luz de su Omnipotente Presencia.

Esta falta de confianza en la Luz de Dios, genera en nuestro organismo una respuesta biológica negativa, originada por pensamientos capaces de producir malestar, desasosiego, intranquilidad, infelicidad e incluso enfermedad. Para detener esto, es necesario realizar una verdadera transformación que cambie nuestra mente y la situé permanentemente en Dios, que es lo que la Biblia llama “vivir al amparo de Dios”. En esta existencia, -al amparo del Altísimo-, generamos el opuesto provechoso, que es la “Respuesta Biológica Positiva”, que produce pensamientos positivos, tranquilizadores, que nos dan paz, bienestar, mejor salud, y que nos ayudan a vivir más felices. A esto es lo que en Metafísica se le llama “Pensamiento Positivo”.

Para combatir el pensamiento negativo, y transformarnos mentalmente, existen Siete Factores Positivos que podrías considerar, y que contribuyen  a que tengas una respuesta biológica favorable y nada negativo te pueda tocar, estas son: 1) Poner a Dios de primero en todo, diciéndole “Tú eres mi amparo y mi refugio, mi Dios, en quien pongo mi confianza”. 2) Tener absoluta conciencia positiva. Esto es, no pensar, no sentir, no hablar, ni mencionar el mal, ni nada malo, ni negativo, mucho menos afirmar su existencia y por sobre todo, creer en Dios y en su Voluntad que siempre es el Bien. 3) No sentir miedo, ni temor. Y decir cada vez que se sientan estos sentimientos paralizantes: “Yo no tengo miedo. Yo no tengo temor. Dios es Amor porque en toda su creación no hay nada que temer. Yo tengo fe, quiero sentir fe”. 4) No quedarse inmóvil. Esto significa que debemos tener una actividad física recreativa para ayudar vitalmente a nuestro cuerpo a tener una respuesta biológica positiva. Y cuando observemos que nos estamos quedando inmóviles, decir dinámicamente: “Yo Soy la Divina actividad de Dios en acción”. 5) Ame, no odie. Esto es, poner en práctica el amor, teniendo gestos amables y de cariño, con hechos y frutos tangibles con todo el mundo. El amor da felicidad y la felicidad produce hormonas de bienestar que te permiten rodear a las personas, sean grupos, en el trabajo, o en cada sitio, de lo mejor de ti mismo. Si notas que tu cuota de amor está faltando a tu alrededor, puedes decir: “Yo Soy el Amor de Dios que se mueve en este lugar” 6) Ser agradecido. Esto consiste en manifestar  agradecimiento a Dios por todo lo que nos da, diciéndole constantemente “GRACIAS PADRE”, y verás ocurrir milagros en tu vida. 7) Perdonar. Esto consiste en poner en práctica los “Tres Perdones Sabios”, que son: Perdonarse, Perdonar y Pedir Perdón. Sin perdón no hay respuesta biológica positiva, porque el perdón nos libera de ataduras y de enfermedades, que nos amargan el alma y enferman el cuerpo. Puedes decir “Yo Soy el Perdón de Dios, perdonándome, perdonando y pidiendo perdón”.

Estos Siete Factores Positivos mantienen la vibración del cuerpo mental siempre en alto, recordemos que este cuerpo fue creado de la misma sustancia del Plano Mental, es muy similar al Santo Ser Crístico, ya que este debía ser su vehículo en su manifestación inferior o externa. De ahí la importancia de mantener una dieta mental que facilite este propósito. La mente fue creada para que fuese sirviente de la Llama Individualizada y no su dueño. Es el encargado de mantener el “Concepto Inmaculado de Perfección”. 

Tener absoluta Conciencia Positiva nos lleva a la transformación, y es el medio que permite realizar lo que la Biblia dice continuamente; “Hoy es el día de la salvación, ahora es el momento aceptado”, de modo que, para estar saludable hay que estar contento, que es lo mismo que decir alegre, feliz y satisfecho. No olvidemos jamás que nuestro cuerpo manifiesta salud porque es el efecto de una mente feliz.

TAREA

Comienza a partir desde ahora, a observar tus pensamientos sin realizar ningún comentario sobre ellos, pero detalla en qué estado están, si son pesimistas, trágicos, temerosos o exagerados; al mismo tiempo observa en qué estado emocional estás, ya que esto con el tiempo, te llevará a discernir si estás deprimido o negativo, emocionalmente o mentalmente. Una vez que estés familiarizado con la observación, comienza tú a colocar pensamientos y sentimientos positivos en tu actitud permanente, dibujando una sonrisa simétrica en tu rostro y una postura erguida, estés sentado o parado. Hazlo así tantas veces sea necesario, hasta que sea subconsciente y respondas a todo positivamente.

Realiza anotaciones de esto en tu “cuaderno de Notas Internas”, para que los resultados no se los lleve el olvido.

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com