ESPÍRITU ENVOLVENTE 2021
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

SUBHUTI

Por Fernando Castro
Santiago de Chile, 05 de abril de 2021

Subhuti fue uno de los diez principales discípulos del Señor Gautama. Su nombre significa “Buena Existencia”. Se le considera el discípulo más destacado, y el primero en comprender el Sunyatá o la vacuidad, que es la ausencia de estados ilusorios o la no-calificación, y su práctica es vivir fuera del par de opuesto, sin calificar. Por haber comprendido esto a Subhuti se le dice que es un “ser digno de regalos” o dadivas de los planos superiores.

Subhuti nació en una familia noble y era pariente de Anthapindika, el discípulo rico y protector del Señor Gautama, quien le construyó un monasterio donde el Buddha y sus discípulos pasaban la temporada de lluvias. Subhuti se convirtió en discípulo, después de escuchar al Señor Gautama enseñar en el monasterio de Jetavana Sravasti, en India. Después de ser ordenado, Subhuti se fue al bosque a meditar y se convirtió en “aquel que medita en la vacuidad”.

Era uno de los discípulos más silenciosos del Señor Gautama Buddha. Se dice que era tan silencioso que casi se había vuelto ausente, ya que cuando se hacía presente los demás discípulos no se percataban de él. Asi como también pasaba, y nadie se daba cuenta de que había transitado entre ellos. Esto significa la realización del estado de conciencia del Sunyatá, que es el VACÍO de todo: como por ejemplo, de la personalidad, los deseos, los pensamientos, la maldad, la ignorancia, el odio, la impureza, la posición social, el nombre, el título, la mentira, la enfermedad, la pobreza y el odio. Es vaciarse de todo, es SER NADA.

El Sunyatá es la expresión de Parabrahman, y para lograr esta vacuidad hay que tener en cuenta los “Tres Todos que resuelven Todo”: Todo es Parabrahman, Todo es Vacío, Todo es Impermanente.

Este estado de Sunyatá esta descrito en una vivencia que tubo Subhuti, cuando estaba sentado bajo un árbol en un estado de sublime vacuidad, de pronto comenzaron a caer flores a su alrededor, y los Maestros de Sabiduría le susurraron “te alabamos por tu discurso sobre el vacío”, y Subhuti le contesto: “Pero yo no he hablado del vacío”. Y los Maestros le respondieron: “No has hablado del vacío, no hemos oído el vacío, esto es verdadero vacío”. Y la lluvia de flores siguió cayendo sobre Subhuti.

VACIARSE

Cuando hablamos de vacío no nos estamos refiriendo al estado emocional de apatía, aburrimiento y enajenación social, acompañado frecuentemente de depresión continua, desesperanza, sentimiento de soledad o desórdenes emocionales relacionados, sino que al ejercicio de NO CALIFICAR, intentando quedarse en silencio mentalmente, en una tentativa de desaparecer, evitando ser mencionado. En el ámbito del perdón, el vaciarse viene a ser la más grande transmutación, es la liberación última a la cual podemos optar.

Al vaciarnos consumimos lo creado por la mente, como el resentimiento, el rencor y el odio acerca de una situación o relación, porque el resentimiento, el rencor y el odio no tienen existencia real si no los alimentamos, son creaciones de nuestra mente, por lo tanto, ilusiones que generamos al calificar la situación o relación.

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com