ESPÍRITU ENVOLVENTE 2018
 
  Meditaciones
  La Gran Invocación
  Decretos
  Yo Soy Positivo
 
Cartas de Shamballa
 
  Cartas 1-10
  Cartas 11-20
  Cartas 21-30
  Cartas 31-40
Cartas 41-50
Cartas 51-60
Cartas 61-70
Cartas 71-79

Enseñanza Interna Metafisica
ZONA DE CONFORT MENTAL

 
Por: Fernando Castro
Santiago de Chile 16 de abril de 2018

Cuando ingresamos a la Enseñanza Interna lo primero que nos enseñan es el “CONCEPTO INMACULADO DE PERFECCIÓN”, que es nuestro Real Ser, Puro y Perfecto, la base para poder transformarnos con la seguridad de que tendremos éxito en nuestro propósito de tener una filosofía de vida y dejar de sufrir. Lo segundo que nos enseñan es que tenemos un PLAN DIVINO DE PERFECCIÓN, que es la Voluntad de Dios para nosotros que es solamente el bien y para que este BIEN actué en nuestro mundo, debemos comenzar a ACTUAR CORRECTAMENTE y saber enfrentar las situaciones de cambio o crisis de forma conciente y positiva sin creer que es un castigo de Dios, porque Dios no es un concepto mental, que está en algún lugar en su trono, para dirigirnos antojadiza y despóticamente, viendo a quien recompensar o sancionar. DIOS NO CASTIGA A NADIE. Debemos aprender que resulta más productivo dejar de refugiarnos en nuestra “zona de confort mental”, la de lo conocido, donde no se tiene sentido del riesgo. Pues es un lugar mental que nos limita. De modo que es mejor que nos motivemos a adentrarnos en la zona del aprendizaje que proporciona la Enseñanza Interna, con todas sus herramientas para conquistar el “Arte de ser feliz”, resultando esta actitud positiva provechosa y fresca que nos permitirá desarrollar en el futuro los “Siete Aspectos de Dios”, vivir en “Estado de Gracia”, en “Armonía” y en el “Cielo”.

Para poder avanzar conscientemente en nuestra transformación debemos atrevernos a salir de la zona de confort mental donde nos sentimos seguros, en la que controlamos y conocemos todo o casi todo de nuestro mundo y donde tenemos la falsa creencia de que nada se nos escapa, dado que, a la larga esto se convierte en un ESTANCAMIENTO CONFORTABLE.   

Para la Enseñanza Interna la zona de confort mental es aquella fracción del mundo o de la realidad donde nos movemos con holgura, porque lo hemos aprendido todo de ella, la controlamos y todo nos resulta familiar, bien sea en el ámbito personal, familiar, laboral, social o de pareja, que terminamos por confundir con el marco de nuestra propia existencia, negando que poseemos un “Concepto Inmaculado de Perfección” y un “Plan Divino de Esplendor” acomodándonos a este entorno conocido y renunciando a tomar iniciativas que nos permitan modificar nuestra vida parar dejar de sufrir y vivir miserablemente, llenos de imperfecciones, problemas, enfermedades, carencias de todo tipo, pobreza, conflictos, y fealdad que se convierten en obstáculos que nos limitan para transformarnos.

ZONA DE APRENDIZAJE

 A medida que el entorno cambia, se nos hace necesaria la adquisición de nuevas capacidades y habilidades que tenemos que aprender para poder adaptarnos a los cambios sin sufrir y a aplicar las herramientas que la Enseñanza  Interna nos enseña. Es lo que se conoce como la  “zona de aprendizaje”. Resulta necesario el aprendizaje pues, no olvidemos que la zona de confort mental es una región en la que quizás las actividades, situaciones o la vida que llevamos no sean del todo agradables e incluso nos causen malestar y desasosiego permanente, pero a la que nos adaptamos mediante una serie de conductas e ideas aprendidas que consiguen un nivel perseverante de rendimiento sin asumir riesgos. SON MUCHAS LAS PERSONAS QUE VIVEN ASI POR TEMOR AL FRACASO. Sin embargo no se percatan que ya fracasaron sin siquiera haberlo intentado, sólo por no arriesgarse. He ahí, la prisión, LA ZONA DE CONFORT MENTAL.

Esta zona de aprendizaje implica tener la capacidad constante del reto provechoso, la buena actitud y por sobre todo saber pensar y sentir positivo, además de la disposición contentiva de todos los ingredientes necesarios para que podamos aprender en nuestras relaciones, lugares, situaciones o cosas con las cuales nos relacionemos, para poder desplegar las capacidades y habilidades que tenemos. Es lo que la Metafisica enseña cuando dice que hay que saber ver EL BIEN OCULTO DE LAS COSAS, junto con ir ADELANTE Y ARRIBA. En otras palabras es no retroceder ni para tomar impulso.

SABOTEADOR INTERNO

TODOS tenemos un “saboteador interno” que trabaja paralelamente con nuestra zona de confort mental, que es la vocecita del “yo inferior” empoderada, que lejos de apoyarnos nos alienta a no movernos y no nos deja avanzar, que nos paraliza cuando queremos salir adelante. Esta voz está llena de frases conformistas, desanimadoras y temerosas como por ejemplo; “estas bien asi, para qué te esfuerzas si nadie lo hace”, “no lo vas a hacer bien”, “no te arriesgues, no vas a ser capaz”.

Es la voz del juez interno, que todo lo juzga, todo lo valora, nos hace sentir culpables si intentamos superarnos y lo peor es que, si no intentamos hacer algo con nuestra vida, nos juzga cruelmente, iniciando asi un circulo vicioso que termina por paralizarnos y nos deja en un estado profundo de desesperanza. Es la voz negativa que no nos deja avanzar, que nos ordena a retíranos de todo intento por dominar el “Arte de ser feliz”. Es lejos, el peor enemigo que tenemos para desenvolver nuestro “Concepto Inmaculado de Perfección”. Porque de hecho, no nos deja ni un solo día, es perseverante, duro y crítico con nuestros planes.

El saboteador interno esta siempre tratando de censurarnos, provocándonos pensamientos y sentimientos negativos ante cualquier intención de ser mejores, que acaban por quitarnos los deseos de poner en práctica la Enseñanza y hacer todo aquello que nos habíamos propuesto en nuestro empeño por vivir en armonía y desenvolver la conciencia. Este saboteador interno suele tener un alto poder de convicción porque esta reforzado por todas la programaciones negativas de nuestros padres, familiares, profesores y amigos para el cual, muchas veces, nos falta la voluntad para callarlo.

Este saboteador interno es especialista en crear zonas de confort mental y sabe acomodarse en el “plano de la lucha” con ideas falsas e ilusiones de que es mejor quedarse como se está que correr el riesgo por cambiar y que es mejor estar cómodo antes de arriesgar el ficticio desahogo que da lo conocido.

Para poder controlar este saboteador interno a voluntad, lo primero que tenemos que hacer es conocerlo mediante la observación. Después debemos familiarizarnos con él, sabiendo de antemano cuando aparece su voz usurpadora y en que ocasiones nos trata de frenar. Esto es para que de forma conciente generar la distancia necesaria y tomar decisiones, sabiendo que saboteará nuestras intenciones de ser felices con su voz superpuesta, constante e impertinente.

ZONAS DE CONFORT MENTAL ERRONEAS

Las siete zonas de confort mental erróneas son aquellas que tenemos como vicios mentales cuando no desenvolvemos las Cualidades Perfectas de los Siete Aspectos de Dios, y que terminan ocasionando zonas mentales que nos limitan en nuestro desenvolvimiento como “Chispas Divinas”, estas son: desgano, incultura, desprecio, rebeldía, tristeza, pobreza y dependencia.

La zona de confort mental de la VOLUNTAD que actúa como nuestro saboteador interno, es el desgano, que nos dice “para que vas hacer algo hoy para cambiar, si lo puedes hacer mañana”, sin embargo en la “Vivencia Interna” debemos vivir constantemente con la VOLUNTAD de permanecer entusiasmados, no importa las situaciones por las cuales tengamos que pasar, los aparentes desengaños que suframos, y los obstáculos de los demás para que no salgamos adelante y evolucionemos, desenvolviendo nuestro “Plan Divino de Perfección”. A nada de eso debemos darle poder, nuestra VOLUNTAD ha de permanecer siempre firme. Esta es la “Clave Interna” para salir dinámicamente de la zona de confort del desgano.

La zona de confort mental de la INTELIGENCIA, que actúa como nuestro saboteador interno con su voz negligente y nos manda a ofendernos cuando se nos corrige y enseña, es la incultura, quedándonos con la frase indiferente de nuestro saboteador que nos dice “para que te vas a corregir si no es para tanto”. Ser inteligente es tener la capacidad de reaccionar adecuadamente, oportunamente, sabiéndose adaptar genialmente ante los imprevistos sin guía alguna. Es saber cómo proceder en todas las cosas y estar informado de todo lo que sucede en el mundo. Esta es la “Clave Interna” para salir dinámicamente de la zona de confort mental de la incultura.

De igual forma la zona de confort mental del AMOR que actúa como nuestro saboteador interno, es el desprecio, para que no tengamos pensamientos, sentimientos y acciones de cordialidad, constructivos y a favor del bienestar de los demás, separándonos, y que no vivamos en armonía con todo el mundo.  El que aspira a la “Vivencia Interna” ha de tener ternura hacia todo el mundo y en todos sus actos, que es la puesta en práctica del AMOR, no en teoría ni en palabras frías, sino de hechos. Esta es la “Clave Interna” para salir dinámicamente de la zona de confort mental del desprecio.

La zona de confort de la DISCIPLINA es la rebeldía, que actúa como nuestro saboteador interno y que es la falta de disciplina en nuestro entorno, que hemos adoptado para no ordenar ni disciplinarnos en el grupo, en nuestro hogar, con los demás o en la forma de conducirnos en nuestro mundo. Para poder desenvolver el “Concepto Inmaculado de Perfección” y nuestro “Plan Divino” necesitamos de una gran DISCIPLINA, no hay otra forma de hacerlo. Esta es la “Clave Interna” para salir dinámicamente de la zona de confort mental de la rebeldía.

Asimismo la zona de confort psicológico de la ALEGRÍA, es la tristeza, que actúa como nuestro saboteador interno que nos dice con su voz pesimista, que "nada vale la pena y que la alegría es para los necios". La Enseñanza Interna nos entrena en mantenernos en una declarada actitud alegre, simpática, sonriente; y bajo ninguna circunstancia caer en el derrotismo y en una disposición negativa o cabizbaja. Esta es la “Clave Interna” para salir dinámicamente de la zona de confort mental de la tristeza.

La zona de confort mental de la PROVISIÓN es la pobreza, que es la carencia de toda cosa buena para vivir y que actúa como nuestro saboteador interno que nos lleva a creer que es normal vivir desprovisto de todo para vivir bien. Dios está “rebosante de riquezas”, y todo ese tesoro es nuestro, sólo tenemos que decretarlo, mentalizarlo, poner nuestras manos en actitud de recibir, tomarlo y usarlo, pues lo tenemos que hacer nosotros mismos, porque nadie lo hará por nosotros. Esta es la “Clave Interna” para salir dinámicamente de la zona de confort mental de la pobreza.

Por último , la zona de confort mental de la LIBERTAD es la dependencia, que actúa como nuestro saboteador interno que nos dice que necesitamos estar apegado a alguien, a algún lugar o cosa, y que si nos liberamos de ellas no seremos nada y pereceremos. No debemos olvidar que la LIBERTAD tiene que estar al principio de todo en nuestra vida, porque sin LIBERTAD no hay acción, tampoco verdadero amor, ni mucho menos inteligencia para poder desenvolvernos como DIOSES INTERNOS DESPIERTOS. Esta es la “Clave Interna” de salir dinámicamente de la zona de confort mental de la dependencia.

CONSTANTE DESAFÍO

La Enseñanza Interna nos dice que por lo general la zona de aprendizaje es vivida y vivenciada como un constante desafío, que contiene todos los componentes para que podamos aprender de las personas, de los lugares, de las  situaciones y cosas, novedosas, sin temor de donde poder desplegar las capacidades y habilidades de nuestro “Concepto Inmaculado de Perfección” que tenemos. Por eso, es muy IMPORTANTE saber que TODOS tenemos un patrón puro y perfecto, que nos hace poderosos al desenvolverlo. Que tenemos un “Yo Superior” MUCHO más grande que nuestros temores y miedos, y que el saboteador interno a pesar de que cree que nos hace bien, nos convierte en personas limitadas, todo lo contrario al “Concepto Inmaculado de Perfección” que nos presenta libremente el Cielo ilimitado de las posibilidades del crecimiento interior.  

Nuestro saboteador sólo tiene un gran enemigo, LA ACCIÓN. Debemos recordar que el saboteador es el rey en el reino de la inacción, de lo tamásico. Por eso, al aplicar la Enseñanza Interna de forma dinámica desbaratamos su reino. De modo que NOSOTROS debemos ser el rey en nuestro reino de la ACCIÓN, dándole plena facultad de acción, control y comando a nuestro “Dios Interior” para que nos ayude a tomar decisiones, diciendo: “AMADO DIOS INTERIOR, LUZ, AMOR Y PODER EN MÍ, ASUME EL MANDO Y COMANDO DE MI MUNDO AHORA Y PARA SIEMPRE”, este será nuestro gran antídoto.

MENSAJEROS DEL DIOS INTERIOR

La Enseñanza Interna produce placer cuando nos la facilitan, por eso es necesario que nos guste para disfrutarla, porque esta nos entrega y contribuye para que nuestros vestiduras sutiles sean conquistados por los mensajeros del “Dios Interior” que son los “neuropéptidos” y viajen por nuestras vestiduras depositando el bienestar y el estado de felicidad y perfección que modifica nuestro estado emocional y mental, dándonos una actitud de confianza.

Resumiendo: Al saber que pretende nuestro saboteador interno, lo despotenciamos y comenzamos a dejar de ser personas fragmentadas, pasando a ser seres fusionados con nuestro “Dios Interior” que sólo escuchan la VOZ DEL SILENCIO, QUE ES LA VOZ DE DIOS. Cuando hayamos logrado esto, habremos dejado al  saboteador incomunicado por unos días.

QUITARLE PODER

 Para controlar a este saboteador interno y así   pierda su fuerza, debemos darnos cuenta de que estamos escuchando esa parte nuestra negativa como un boicoteador, debemos, DESAPEGARNOS Y DISTANCIARNOS DE ÉL, no escuchando más sus programaciones, arquetipos y frases negativas, diciéndole firmemente y sintiéndolo: “TE QUITO PODER” y también diciéndole: “NO TE QUIERO EN MI MENTE”. “TE BORRO”. Debemos decirlo pausadamente, conscientes, sintiéndolo firmemente como si de nuestro propio “Yo Superior” emanara un edicto real, ordenándole a desaparecer, que haga que reestructuremos nuestra mente hasta transformarla y cambiemos nuestra vida. 

SABER OBSERVARNOS

Salir de la zona de confort mental tiene varios estados que debemos aprender a observarlos, luego aprender a asimilarlos y aceptar como parte importante de nuestro proceso de desenvolvimiento de nuestro “Concepto Inmaculado de Perfección”  y con ello nuestro crecimiento personal y como estudiantes internos. Debemos aprender a observar la sensación de miedo sin juzgarnos, sin criticarnos y sin condenarnos, para que el pánico y el miedo se transmuten a calma y valor. De esta forma superaremos la barrera que nos mantiene confinados en la sensación de estabilidad.     

APRENDIZAJE

El aprendizaje es ese estado en el cual nos convertimos en una mejor versión de nosotros mismos, porque esos miedos y pánicos que arrastramos, pasan a ser situaciones conocidas y lecciones aprendidas en la práctica de la “Vivencia Interna”, en eso consiste el “Arte de ser feliz”. 

Escuela Metafísica de Chile
RETIRO ETÉRICO ABIERTO
 
SERVICIO DE CURACIÓN
Puedes incluir a cualquier persona que esté presentando una apariencia de enfermedad de cualquier tipo, ya sea física, mental o emocional. Haz clic
 
     

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Metafísica de Chile - Estado 42 - of. 612 - Santiago Centro - Telefonos: (56 2)716 7413 | Celular: 09 001 4194
grupometafisicodechile@gmail.com